"Estoy entrenando bien e intercalando el estudio con el instituto. Me siento bien y con toda la ilusión", contó Eric Joel Arnold, que será uno de los integrantes de la Selección Argentina que competirá por primera vez en los Juegos Panamericanos Universitarios en San Pablo, Brasil, que se desarrollarán del 19 al 26 de julio. Ya hubo ediciones en Centroamérica y el Norte, pero nunca en Sudamérica y por eso es la gran posibilidad para algunos atletas que, además de competir oficialmente, también cursan una carrera formativa.

Este es el caso del santafesino que, a los 21 años, está ante uno de los sueños de su vida. Quizás esta chance no se da de la mejor manera, ya que se enteró que está dentro del grupo hace poco más de una semana y en una prueba en la que no se destaca. Por si fuera poco, debe costearse su propio viaje, lo cual complicó aún más las cosas.

LEER MÁS: "Gracias a mi hermana, que me donó su riñón, descubrí que puedo disfrutar la vida corriendo"

De igual modo, este chico, que cursa el 4° año de la carrera de profesor de educación física, tiene en claro que no puede bajar los brazos ahora y se entrena al máximo para dar todo en los 400 metros llanos. Su mejor registro personal es de 50"80/100 y su principal meta es bajarlo y así poder dar un nuevo paso en su carrera. Para que esto sea posible vende bonos y alfajores para solventar los gastos, que hoy en día escapan a sus posibilidades. En diálogo con UNO Santa Fe, Eric contó cómo se está preparando.

—¿Qué tipo de competencia es este Juegos Panamericanos Universitarios?

—Es la primera vez que voy a estar en la Selección Argentina de atletismo y encima en la primera edición de este campeonato, ya que se desarrolló en otras partes del mundo, pero nunca en Sudamérica. Entonces van a competir los mejores de todas las universidades y también algunos federados, como en mi caso.

—¿Es especial entonces que te toque justo cuando estás muy cerca de recibirte en un carrera educativa?

—Lo más importante era formar parte. Mi sueño era estar en la Selección. Hace ocho años que hago esto y siempre me quedé con las ganas por marcas y otras circunstancias. Ahora que se me dio la oportunidad hay que aprovecharlo.

—¿Cómo se te abrió esta posibilidad?

—Me enteré porque conocí quiénes era los que iban en mi lugar, en mi prueba. Fue así como me quise sacar la duda y saber por qué no estaba yo, conocer si fue por algún requisito o algo así, porque mis tiempos daban. Me dijeron que cumplía con todo, pero que eran chicos que habían pagado el viaje y estaban designados desde antes, entonces me derivaron a otra de mis pruebas, que son los 400 metros, aunque no es mi fuerte. Donde más confiado estoy es en los 100 metros, pero es probable que no lo pueda hacer.

—Dijiste que los otros chicos "ya habían pagado", ¿se te complicó poder afrontar los costos también a vos?

—Desde el primer momento sabía que no sería fácil, porque me piden 25.000 pesos en menos de un mes. Hablé con mi familia y el instituto donde estudio y coincidieron en que "vaya, porque quizás no se vuelva a dar esta oportunidad". Entonces comencé a hacer beneficios y viendo si alguien me puede dar una mano para representar a la ciudad.

—¿Dudaste en algún momento?

—Dije que quería ir, pero admito que tenía dudas, más que nada porque solo tenía un mes para prepararme en una prueba en la que no me destaco y que lleva mucho más tiempo de preparación, es más fuerte. En los 100 metros es algo más natural. Pero más que nada analicé el tema del dinero, que era mucho para juntar. Me dieron un plazo para confirmar y después de charlar apostamos todo.

—Entonces fuiste coherente en pensar también en que lo económico era algo fundamental...

—Lógico. Sabía que no tenía el dinero suficiente y que no tendría de dónde sacar tampoco. Por eso tuve que hacer beneficencia.

—¿Estabas al tanto de estos factores que muchas veces deben sortear los deportistas?

—Sabía que el que iba tenía que costearse el viaje. Entonces me dieron un plazo para confirmar mi presencia.

—¿Te hace renegar mucho eso?

—Vale la pena hacer el esfuerzo, porque es algo por lo que vengo entrenando hace mucho tiempo y sé que es la oportunidad más grande. Pero sí me está haciendo renegar, porque tengo que andar mucho, quizás no puedo dedicarle el tiempo necesario al trabajo y encima pienso más en juntar la plata que otra cosa.

—¿Te preocupa la falta de apoyo?

—Antes la Federación Universitaria tenía apoyo del gobierno, pero en los últimos dos años se cortó. Por lo tanto cada uno se tiene bancar solo. Es una pena realmente que sea así.

—¿Pensás que la cosa cambiará?

—Llevé cartas a muchos lugares buscando apoyo. Tengo un poco de fe de que todo puede cambiar para algunos deportistas y más en este caso para mí. Así que ahora solo espero