Ovación

Está de la cabeza

Cristian Guanca, figura y goleador en el encuentro ante Godoy Cruz, se convirtió en un jugador importante en el final del torneo y, con sus dos goles, le permitió a Colón cumplir con el objetivo de seguir el próximo año en la máxima categoría del fútbol argentino. Luego de una actuación consagratoria, el volante rojinegro visitó Diario UNO y tuvo un mano a mano con Ovación

Domingo 01 de Noviembre de 2015

Jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas de Colón disfrutaron del mejor fin de semana del año. Después de un 2015 en donde el sufrimiento y la tristeza le ganaron por goleada a la felicidad, todo el mundo sabalero respiró aliviado cuando Saúl Laverni marcó el final del partido y se consumó la permanencia en Primera División.El triunfo por 3-1 ante Godoy Cruz significó quitarse de encima una mochila cargada de plomo que no le permitía levantar cabeza y mirar el futuro con optimismo. Pero está claro que lo peor pasó y toda la angustia contenida se tradujo en  festejo por parte de los jugadores en el vestuario con las fotos que se publicaron en las redes sociales. Pusieron a salvo el honor y la dignidad, algo que no es poca cosa.

Nadie hubiese soportado llegar a la última fecha con la obligación de ganar para mantener la categoría, dado que Nueva Chicago le ganó su partido a Sarmiento y, si Colón perdía ante el Tomba, habría golpeado las puertas del infierno. Pero para que eso no suceda, existieron algunos protagonistas que fueron fundamentales para que la historia tenga un final feliz.

Uno de ellos fue sin dudas Cristian Guanca, quien marcó los dos primeros goles en la noche mendocina para comenzar a definir el pleito y llevarle tranquilidad a todos. En una posición distinta a la que venía desempeñando, apareció un par de veces por sorpresa dentro del área para vestirse de goleador.

Dos cabezazos resultaron ser la fórmula del éxito para alcanzar un triunfo que será recordado por el difícil momento que atravesaba el Rojinegro. A eso habría que sumarle aquel golazo ante Boca para rescatar un punto cuando el equipo estaba cerca de quedarse sin nada.

Con el cansancio a cuestas por el extenso viaje de vuelta, que tuvo como agravante la rotura del micro que transportaba al plantel a la altura de Sa Pereyra, el volante visitó la redacción del UNO para charlar después de su actuación consagratoria.

Antes del asado que iba a compartir en familia y, junto a su inseparable amigo, Braian Romero, el Chino se prestó a la  producción fotográfica  dejando de lado cierta timidez que demuestra en sus palabras y con la camiseta 26 que usó ante Godoy Cruz  se sintió como en su casa.

“Antes que nada quiero agradecerle a Dios, porque me está haciendo vivir un momento muy lindo y ante Godoy Cruz pienso que jugué el mejor partido desde que estoy en Colón, no solo por los goles sino también porque nos permitió mantener la categoría. Además, es la primera vez que me toca convertir dos goles en un partido y por eso la felicidad es completa”, fueron las primeras palabras que le confió a Ovación.

Respecto a lo que significó lograr el objetivo y los contratiempos que debieron atravesar, indicó: “Si llegábamos a perder o a empatar se nos hubiese complicado mucho, porque Chicago venía muy bien. Pero en los últimos partidos este equipo demostró que sabe con la pelota, que siempre intenta jugar y se nos dieron los resultados”.

Para luego agregar: “En los encuentros anteriores al de Arsenal, nosotros demostrábamos tenencia del balón, pero no podíamos convertir. En cambio ahora, al buen juego le sumamos contundencia”.

A la hora de explicar la manera en que llegó a marcar los dos goles ante el Tomba, detalló: “Al no tener un referente de área, Darío (Franco) me pedía que cada vez que los extremos vayan por afuera para tirar el centro yo me ubique en el área y por suerte se me dio. Aunque debo rescatar el gran centro que metió Mauricio (Sperduti), que me puso la pelota en la cabeza”.

Consultado por los días de tranquilidad que están viviendo luego de cumplir con el objetivo, manifestó: “Todo este tiempo en lo único que pensábamos era precisamente en dejar a Colón en Primera y afortunadamente lo logramos. Ahora vamos a trabajar más tranquilos y relajados, pero con la cabeza puesta en el partido ante Gimnasia, que obviamente lo queremos ganar para terminar de la mejor manera”.

Los dos triunfos consecutivos le permiten al Sabalero mirar de reojo la tabla para la clasificación a la Liguilla Pre-Sudamericana, algo que parecía imposible dos fechas atrás cuando el único objetivo era mantener la categoría: “Sabemos que hay otros equipos arriba, es complicado, pero no imposible, por eso debemos ganarle a Gimnasia y después esperar otros resultados. Si llegamos a clasificar sería un premio extra”.

En la segunda mitad del torneo y, con la llegada de Franco, las chances de jugar se fueron diluyendo, dado que el entrenador no lo tenía en sus planes. Con Javier López había tenido cierta continuidad, más allá de ingresar casi siempre en los segundos tiempos. Pero redobló esfuerzos, continuó trabajando con el perfil bajo que lo caracteriza y esa filosofía le brindó sus frutos.

Al punto tal que terminó convenciendo al cuerpo técnico que debía ser elemento titular. Ingresó como suplente ante Aldosivi por la 20ª fecha y después de ese cotejo se metió en la formación titular para no salir más. Le tocó ir de arranque en los dos clásicos y dejó una buena imagen pese a la responsabilidad que conlleva un partido de esa naturaleza.

Sobre este punto y, apelando a su fe, destacó: “En estos momentos me acuerdo de Dios al que siempre le pido que me ayude y por suerte pudo bendecirme el otro día. Y obviamente que a mi familia, sobre todo a mi mujer (Ayelén) y mis dos hijas (Sara y Melody), que siempre me dan fuerzas para levantarme e ir a entrenar de la mejor manera”.

Guanca tiene contrato con la institución hasta diciembre, dado que llegó a préstamo por un año y con una opción de compra por el 50% del pase que pertenece a Chacarita. En los últimos tiempos se mencionó la posibilidad que la dirigencia haga uso de esa opción y, por ese motivo, existieron algunas conversaciones. De todos modos habrá que aguardar que sucede con las elecciones y con las autoridades que asuman a fin de año para tener un panorama más claro sobre esto.

No obstante, él ya manifestó su postura: “A mí me gustaría quedarme, la verdad que estoy muy cómodo en el club, me tratan bien,  además la ciudad es muy linda y me adapté junto a mi familia. Sé que estuvieron hablando sobre ese tema, pero yo debo mantener la tranquilidad y tratar de seguir rindiendo para aumentar las chances de quedarme en Colón. Mi viejo siempre me dice que «goles son amores» y por suerte me tocó convertir dos que fueron muy importantes.  Dios quiera se dé la chance que puedan comprar un porcentaje de mi pase”.

Ante Arsenal y Godoy Cruz el técnico lo ubicó como mediocampista interno, en una posición en la que nunca había jugado con la camiseta rojinegra, pero sí con la de Chacarita: “Se me hace todo más fácil, aparte jugás al lado de Ledesma, Poblete y Ballini, que son jugadores de buen pie y eso me simplifica las cosas, aparte siempre me buscan a mí a la hora de jugar el balón. Es una posición que conozco, porque en Chacarita jugué 14 partidos como doble cinco, pero por la izquierda. Pero en el partido ante Godoy Cruz lo hice por derecha en donde me siento más cómodo,  más allá de que en los goles ingresé por izquierda. Tengo que agradecerle a Sperduti, porque los dos goles que anoté fueron 50% míos y 50% de él”, sentenció con mucha sinceridad y reconocimiento para su compañero.

Justamente en referencia a lo que aportó la llegada del ex-Newell’s, tiró: “Mauri (Sperduti) es un crack tanto afuera como adentro de la cancha. Nos brindó muchas soluciones, ya que se trata de un muy buen jugador, que sabe con la pelota en los pies, pero que aparte tira unos centros bárbaros y eso lo demostró en los últimos partidos”.

En otro tramo de la extensa charla, el tema en cuestión fue la disputa de los dos Clásicos y la sensación amarga que dejó en el plantel rojinegro la imposibilidad de ganar alguno de los partidos. Sobre todo el último en donde jugó la última media hora con un jugador más.

“Cuando observás nuevamente los Clásicos te da mucha bronca, porque en los dos fue Colón el que hizo todo para ganar y no lo conseguimos. De todos modos estamos tranquilos, sabiendo que fuimos mejores en los dos Clásicos y que estuvimos cerca de ganarlos, pero la pelota no quiso entrar. Unión venía haciendo buenos partidos y era el favorito, pero los Clásicos son partidos aparte y nosotros, pese a no llegar en el mejor momento, demostramos ser superiores”.

La experiencia de algunos jugadores fue fundamental para decir presente en el momento que más se necesitaba de ellos, caso Broun, Rodríguez, Ledesma, Llama y Sperduti. Al respecto, marcó: “Es muy fácil jugar con esos futbolistas, todos de muy buen pie a los que incluyo a  Poblete y Ruiz. Sabés cuando te la van a dar de primera y eso te facilita las cosas. Está claro que es un plantel  con buenos jugadores y tendríamos que haber estado más arriba en la tabla de posiciones. Pero la realidad es que hasta último momento estuvimos peleando para no descender  y lo logramos. El paso siguiente es intentar clasificar a la Liguilla Pre-Sudamericana”.

Después de un año agotador no solo desde lo físico, sino también en lo mental, Guanca opinó sobre el futuro: “El sábado tenemos un partido importante, ante un rival que viene muy bien, por lo cual será muy duro, pero tenemos muchas ganas de darle una alegría a la gente que se lo merece, ya que nos acompañó durante todo el año. Y después disfrutar con la familia y amigos para cargar pilas pensando en el próximo año”.

Como premio al objetivo conseguido, el cuerpo técnico decidió que el plantel se vuelva a entrenar mañana, pese que el duelo ante el Tomba se jugó el viernes y que este sábado recibirá a Gimnasia. La tormenta que estaba dando vueltas se disipó y en Colón por una vez salió el sol.

Por Mariano Cassanello - mariano.cassanello@uno.com.ar / Ovación - Diario UNO Santa Fe

¿Te gustó la nota?