Ovación
Viernes 13 de Octubre de 2017

"Estuve a punto de suicidarme y Maradona me salvó"

El exjugador de la selección argentina habló de su pasado tormentoso y contó el momento en que Diego lo ayudó.

La vida de los futbolistas suele parecer exitosa y feliz, pero no siempre es así y Pedro Damián Monzón es un testigo de esta situación. "Cuando se pinchó la pelota, terminó mi carrera, vi que algo estaba vacío. En esos momentos yo consumía drogas que es muy malo, yo hoy le digo a todos que es malo. Hoy hablo con 55 años porque Dios me dio la mano cuando estaba en el fondo del mar. Yo conté que tenía problemas y se me cerraron puertas", contó el exfutbolista de Independiente que en 2012 pasó por Rosario, donde fue DT de Tiro Federal.


Monzón contó que muchísimas veces estuvo a punto de suicidarse pero que en uno de sus peores momentos tuvo un salvador: Diego Armando Maradona. "Yo estuve a punto de suicidarme un día, tenía siempre la pistola en la mano para hacerlo y no me animaba. Estaba viviendo en un local, separado y no tenía nada, a veces no tenía para comer. Un día, quizás buscando excusas para hacerlo, pensé 'voy a llamar a Diego y si no viene me suicido'. Lo llamé y le dije que me sentía mal, que quería hablar y él me dijo que no me preocupe", relató. Y prosiguió: "pensé que no iba a venir, pero al rato apareció. Cuando vi su camioneta escondí el revólver por vergüenza, no le dije nada de lo que iba a hacer. Cuando llegó le dije que se siente en una silla, la única que tenía, y él me respondió 'No, si vos estás en el piso yo me siento con vos en el piso'.


Embed


Visiblente emocionado, Monzón contó lo que pasó luego: "En esa charla le conté que había nacido mi hija en Tucumán y no la conocía, no tenía ni para ir a verla. Bueno, gracias a él fui a ver a mi hija, tuve para comer, todo".


El Moncho confesó que Diego no solo fue importante para él en ese momento sino también, obviamente, en la cancha: "Antes del partido con Rumania voy a la habitación de él y lo abrazo, le pedía por favor que me haga hacer un gol, yo le frotaba el pie, lo jodía. Él me dijo 'vos picá al primer palo que yo te la tiro y hacés el gol'. Y bueno, me hizo hacer el gol de la clasificación", recordó.


"A Diego nunca lo escuchamos quejarse. Sí de patadas, pero él quería jugar y cuando lo citaban para la selección se ponía la camiseta y era feliz, porque sabía que iba a hacer feliz a otra gente", explicó en el living de Arroban sobre cómo Maradona lideraba la selección.


Hubo tiempo para recordar la histórica final de Italia 90 en la que se convirtió en el primer jugador en la historia del fútbol en ser expulsado durante una final de Copa del Mundo. "La jugada fue un error mío, a veces un futbolista comete errores, en ese sector de la cancha no te tenés que tirar al piso, no te van a hacer un gol desde ese lugar", recordó. Sin embargo, confesó que no sintió que tocara a Jurgen Klinsmann: "Él salta justo, no sentí la tibia de él en mi tapón, yo creo que si lo llego a tocar en esa patada todavía estoy preso".


Además, recordó que esa no fue su primer patada al alemán: "Tres años antes fuimos a jugar un cuadrangular en Berlín y en una jugada parecida me tiro al piso y él me pasa por arriba, había que pararlo de alguna manera. Entonces, levanto la mano pensando que lo agarraba del pantalón o de un huevo. Bueno, fueron las dos cosas, cuando me doy cuenta estaban los alemanes diciéndome de todo. La cara de él era tremenda, me querían matar. Bilardo se escondía en el banco porque Beckenbauer se paró para mirarlo como diciendo '¿de dónde me sacaste a este?'".


Otra curiosidad, fue su excelente relación con Edgardo Codesal Méndez, el árbitro de la famosa final de Italia 90 ante Alemania, que le dio un penal que fue determinante: "Me vi muchas veces con él cuando trabajé en México y nunca hablé de la roja. Tuve muy buena relación, hemos compartido cafés. La primera vez que me lo crucé él me confundió con otro jugador y nos pasamos los teléfonos. Me enteré que él me recomendó en muchos clubes para que me contraten como director técnico".


Sobre Independiente, el club de sus amores, se esperanzó: "Ojalá que Holan le devuelva a Independiente un campeonato de América, que recupere esa mística que tuvimos. No son cosas fáciles de conseguir en poco tiempo", finalizó.



Fuente: La Capital