El deporte no para de sorprendernos. No solo por lo que transmite dentro sino fuera, en este caso en los espectadores, que muchas veces juegan un rol preponderante. Un claro ejemplo se dio el pasado fin de semana, cuando un torneo de lucha libre colegial en Saint George, Utah (Estados Unidos) pudo llevarse a cabo gracias a los celulares del público.

¿Qué pasó? "The Show Must Go On" (El Show debe Continuar, uno de los temas más épicos de Qeen), es quizás lo que pensaron los espectadores de estos combates al ver que las luces del gimnasio donde estaban se apagaron de golpe.

LEER MÁS: Le pegó al árbitro y terminó preso

El hecho ocurrió cuando faltaban 30" para que finalizara el último encuentro de la categoría hasta 77 kilos. Los organizadores de la competencia esperaron a que volvieran las luces, pero la impaciencia de los atletas hizo que los espectadores se acercaran a iluminar la colchoneta con los leds de sus teléfonos.

Las luces improvisadas iluminaron los últimos instantes de la justa y luego la totalidad de los combates finales de las divisiones de 82, 88, 99 kilos y peso pesado. Las medallas también se presentaron a los ganadores con la ayuda de estos dispositivos. La compañía de electricidad local tuiteó sobre un apagón masivo, pero gracias a que demoró en restablecerse se dio esta situación más que colorida.