Todo San Martín de Tucumán espera con mucha ansiedad el feriado nacional. Porque seguramente llenará el estadio en lo que será su regreso a Primera División.

Y el arco del Santo estará custodiado por Ignacio Arce, arquero que debutó en Unión pero que debió afianzarse en otras latitudes al no tener continuidad en la Avenida López y Planes.

En diálogo con La Gaceta reconoció que "nunca había enfrentado a mi ex club. Siento un gran agradecimiento por ellos y existe un respeto mutuo. Pero esta es mi oportunidad para jugar en la Superliga y debo demostrar que estoy listo. También quiero demostrar que crecí mucho, que maduré. Los partidos y el tiempo me ayudaron".

Más adelante, afirmó que "nos sirvió quedar libre para ir conociendo a los otros equipos. En especial era importante ver a Unión. Aunque las primeras fechas no suelen mostrar mucho juego -son duras, más trabajadas, hay pocos goles- resulta importante observar los detalles con los cuales se puede perjudicar al otro equipo", explicó el arquero. A renglón seguido dejó en claro que el "Santo" aplicará, sin embargo, la receta que tan buen resultado le dio en el pasado torneo de la B Nacional: no ir más allá en el análisis que el próximo rival: "esta semana trabajaremos sobre Unión; la otra, sobre Central... y así".

En la parte final, el golero reconoció que son conscientes cuál es el objetivo primordial de los tucumanos en la Superliga: "Sabemos que arrancamos de abajo con el promedio; pero también sabemos que muchos equipos están muy complicados, y que si nosotros ganamos dos o tres partidos hacemos diferencia porque dividimos distinto. Ojalá no pensemos mucho en el promedio porque a la larga te termina jugando en contra. Eso me pasó en Misiones".