Gennady Golovkin, campeón mundial de peso mediano, destrozó al retador armenio-estadounidense Vanes Martirosyan al noquearlo en el segundo asalto de una pelea pactada a 12. Así, retuvo sus coronas de peso medio avaladas por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación (AMB).

Aunque en el primer asalto Martirosyan dio lo mejor de sí y parecía estar en control de las acciones, GGG no quiso tomar riesgos y para el segundo fue cuando se decidió a hacer su boxeo agresivo que le permitiese acabar rápido el trabajo con un KO que consiguió de manera brillante ante un rival que nada pudo hacer por evitar el castigo del campeón invicto.

El árbitro Jack Reiss detuvo las acciones al 1:53 minutos del segundo asalto y Golovkin dejó su foja en 38-0-1, con 34 triunfos logrados por nocáuts y cuatro por decisión.

La victoria de Golovkin le envió un mensaje a Saúl Canelo Álvarez, si éste decide enfrentarlo en septiembre en pelea de revancha. De hecho, la pelea de ayer a la noche habría sido entre Golovkin el Canelo, pero éste dio positivo para clenbuterol que mejora el rendimiento y fue suspendido con seis meses por la Comisión Atlética del Estado de Nevada.