El británico Lewis Hamilton ganó hoy con su Mercedes un alocado Gran Premio de Alemania de Fórmula 1 marcado por la lluvia después de partir en el puesto 14 y saltó a la cima del campeonato por el abandono del alemán Sebastian Vettel.

Hamilton lideró un inesperado 1-2 de Mercedes por delante de su compañero de equipo Valtteri Bottas, mientras que el también finlandés Kimi Raikkonen completó el podio con su Ferrari, que tenía la carrera casi asegurada hasta faltando 15 vueltas.

En ese momento, la lluvia hizo que Vettel se saliera de pista, lo que motivó un cambio drástico en la carrera, con Hamilton saltando del tercer al primer puesto, para también modificar la cima del campeonato. Ahora, el británico lidera con 17 puntos de ventaja sobre el alemán.

Detras de los tres líderes se encolumnaron el holandés Max Verstappen (Red Bull), el alemán Nico Hülkenberg (Renault), el francés Romain Grosjean (Haas) y los Force India del mexicano Sergio "Checo" Pérez y el francés Esteban Ocon.

Parecía que iba a ser una carrera monótona, pero sucedió todo lo contrario. Nada cambió en la largada, con los cuatro líderes manteniendo las posiciones y tomando pequeñas distancias entre sí. La única alternativa de la carrera era el avance de Hamilton, que no tardó en saltar desde el puesto 14 de salida hasta colocarse quinto antes de la vuelta 15.

También avanzaba desde atrás el australiano Daniel Ricciardo, pero cuando giraba sexto abandonó por problemas en su Red Bull.

El primero en mover fichas fue Raikkonen, que ingresó temprano a boxes y giró más rapido que el resto con los neumáticos nuevos. Por eso, cuando todos concretaron sus detenciones, el finlandés quedó por delante de Vettel y Hamilton, que extendió al máximo el uso de sus gomas a la espera de una lluvia salvadora.

La orden de equipo de Ferrari para Raikkonen llegó en la vuelta 39, por lo que Vettel saltó en ese momento a la punta, mientras que tres giros más tarde Hamilton debió hacer su detención, con neumáticos que ya no respondían y sin que llegara el agua que esperaba.

Pero la lluvia finalmente apareció y dio un golpe de efecto llamativo, cuando Vettel ganaba con cierta comodidad.

Mientras algunos pilotos ingresaban a boxes a cambiar los neumáticos, el alemán se salió de pista en el motódromo, en la curva número 13, una de las zonas más mojadas de la pista.

Sin control, el Ferrari pasó por encima de la cama de leca y se estrelló contra las barandas de protección. Por ese motivo, tuvo que abandonar, al tiempo que ingresó el auto de seguridad.

Bottas y Raikkonen fueron a los pits, lo que dejó a Hamilton inesperadamente adelante, con una pista mojada y con lluvia en algunos sectores y con sol y seca en otros.

Así, con incertidumbre hasta el último segundo, llegó la bandera a cuadros para un exultante Hamilton, que lidera el campeonato con 188 puntos contra los 171 de Vettel.