El médico de la Selección de Perú, Julio Segura, descartó este sábado que los medicamentos proporcionados al capitán, Paolo Guerrero, hayan provocado el doping positivo del análisis realizado tras el partido con Argentina por las Eliminatorias Sudamericanas.

Segura explicó que el delantero recibió medicamentos para tratar una gripe que sufrió durante los días previos al compromiso del 5 de octubre en Buenos Aires, pero aclaró que esas drogas "no tienen ningún problema con el dopaje".

LEER MÁS: El golpe que sacude a Perú

"Paolo estuvo con un proceso gripal, incluso terminó con una traqueitis, pero lo pudimos recuperar gracias a su esfuerzo. Recibió medicamentos, antibióticos y analgésicos", detalló. El médico reiteró que en el equipo que comanda Ricardo Gareca no se usan sustancias que produzcan doping, porque aseguró conocer bien las implicaciones de los controles que se realizan de manera aleatoria a los jugadores después de un partido.

"Es lamentable lo que pasó con Paolo, pero estoy seguro que no hubo ningún problema por parte de nosotros", dijo Segura. Guerrero, de 33 años, fue suspendido este viernes por 30 días por la FIFA tras notificarse su posible doping, por lo que en ese periodo no podrá jugar los dos partidos de repechaje ante Nueva Zelanda por un lugar en el Mundial Rusia 2018.