Escenas de pánico y desesperación debieron vivir los compañeros de Tyvoris Solomon, jugador de los Bulldogs de la Universidad Estatal de Carolina del Sur, en el partido de básquet frente a Wolfpack de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Solomon se encontraba en el banco de suplentes de su equipo cuando de pronto se desplomó sobre el piso debido a un infarto; sin embargo, logró sobrevivir gracias a la pronta intervención del preparador físico de su equipo.

Ante ese episodio difícil, fue el preparador físico quien logró reanimar al jugador, para posteriormente se trasladado a un hospital, donde los médicos indicaron que el deportista se recuperaba satisfactoriamente y que su vida no corría peligro.