Chacarita y San Martín de San Juan abrieron la última fecha de la Superliga con un entretenido primer tiempo en el que marcaron tres goles.

Pero el final del mismo sorprendió a propios y ajenos. Los sanjuaninos se iban a vestuarios en ventaja cuando Claudio Spinelli comenzó a discutir con su compañero Matías Fissore.

Álvaro Fernández se acercó a calmarlos y la situación terminó en una ridícula escena en la que tanto Spinelli como Fernández fueron amonestados.