Argentina quedó en desventaja ante Chile por 1-0 en la serie al mejor de cinco puntos que animan en San Juan, por la Zona Americana I de la Copa Davis, tras la derrota que sufrió este viernes Nicolás Kicker ante Nicolás Jarry por 4-6, 7-6 (8-6) y 6-2 en el partido que inauguró la eliminatoria en San Juan.

Kicker (87°) rindió de mayor a menor ante Jarry (64°) y lo pagó con la derrota luego de dos horas y cuarto, en el estadio Aldo Cantoni, que estuvo repleto con 5.000 espectadores y con mucho ambiente de Copa Davis. La serie continuará este sábado con el punto de dobles y se cerrará con los dos singles, todo en el mismo día de acuerdo a la nueva reglamentación.

LEER MÁS: Rafael Nadal extendió su gran racha en la Copa Davis

Kicker, debutante en la Copa Davis, jugó un primer set impecable y un segundo muy bueno, pero tras caer ajustadamente en el tie break se fue mentalmente del partido y cayó sin atenuantes ante la mejor raqueta chilena. El nacido en Merlo quebró a Jarry en el inicio del partido y esa pequeña luz de ventaja lo tranquilizó, le permitió llevar adelante la estrategia de no dejar tomar jamás la iniciativa al chileno y moverlo de un lado a otro para que no castigue con su poderosa derecha. Kicker estuvo muy metido y firme con su saque, con mucha actitud por tratarse de un debutante y cerró el primer set por 6-4 en 39 minutos con un ace que dejó perplejo al chileno y el estadio comenzó a alentarlo sin parar para que no decaiga.

En el segundo set, el saque alto y abierto sobre el revés de Jarry fue un arma para Kicker, que encontró esa forma de no pasar sobresaltos con su servicio y no tuvo ningún break point en contra, pero en su contra no acertó con la devolución y eso le permitió a su rival mantenerse cómodo cuando servía. La definición del set se estiró al tie break y se inclinó en favor del chileno cuando una derecha abierta y ancha de Kicker dejó el partido igualado.

El argentino acusó el impacto anímico de perder el segundo set y en el tercero se fue mentalmente de la cancha, ya que retrocedió un par de metros y al retrasarse cedió la iniciativa, eso le costó el partido. Kicker, alentado ruidosamente por el público, se puso demasiado nervioso y cedió su servicio dos veces para quedar abajo 1-0 y luego 4-1, hasta que perdió finalmente por 6-2 lo que se escuchó en el estadio fue el griterío de los casi 700 chilenos que se agruparon en la tribuna alta norte.

Jarry, el mejor de los chilenos, festejó con el puño apretado y dejó a la Argentina con la presión de tener que remontar una serie que comenzó adversa.