Ovación

Julio Comesaña, otra vez rey de Barranquilla

Julio Comesaña logró su quinto título con Junior de Barranquilla, al ganar este viernes la Superliga.

Sábado 12 de Septiembre de 2020

El Junior de Barranquilla es un equipo muy particular. A sus dueños, la familia Char, parece gustarles la idea de que si contratan un técnico y este se mete en la idea del equipo, en el andamiaje de la ciudad, siempre va a tener la posibilidad de regresar, algún día, a dirigir el equipo. Pasó con varios: con José Varacka, con el ‘Zurdo’ Miguel Ángel López, con Jorge Luis Pinto, con Dragan Miranovic. Pero ninguno como el protagonista de esta historia, un uruguayo nacido en Montevideo hace 72 años, pero que se nacionalizó como barranquillero. No como colombiano, como currambero.

La parada inicial de Julio Avelino Comesaña en Colombia, sin embargo, no fue en Barranquilla. Llegó a Bogotá en 1972 para reforzar a Millonarios y con ese equipo logró el título ese año. Sin embargo, a mediados de 1973 fue transferido a Junior y eso cambió su vida para siempre. También dio la vuelta olímpica con ese club como jugador, en 1977, y lo entregó todo hasta que, finalmente, terminó su carrera en Unión Magdalena e Independiente Medellín.

Y, curiosamente, la carrera de técnico de Julio tampoco empezó en Barranquilla: lo hizo en el DIM, inicialmente al lado del argentino Jorge Olmedo y después en solitario. Con el rojo paisa tuvo tres grandes campañas seguidas, pero no le alcanzó para ser campeón: fue tercero en 1984, 1985 y 1986. De ahí se fue al Deportivo Cali, donde conoció a un jugador que sería fundamental más adelante para su carrera, Carlos Valderrama, pero tampoco pudo conseguir la estrella allí.

En 1991, Comesaña retomó su historia de amor con el Junior de Barranquilla. Y es una de esas historias como la de un matrimonio que pelea, deja de hablarse un tiempo, se reconcilian y luego se dan cuenta de que no pueden vivir el uno sin el otro. Ha tenido nueve etapas en el club, y con él, logró seis títulos (el más reciente, la Superliga, este viernes), llegó a una semifinal de la Copa Libertadores, en 1994, con el ‘Pibe’ como estandarte, y luego, en 2018, alcanzó la final de la Copa Sudamericana.

¿Qué hace que un tipo como Comesaña, uruguayo de nacimiento, se haya adaptado tan bien a Barranquilla? Víctor Danilo Pacheco, quien hizo parte de las primeras épocas de Comesaña en Junior y que fue campeón en 1993 y 1995, lo explica así: “Es muy sencillo: trabajar, conocer el club, conocer nuestra idiosincrasia. Como él dice, levanta una piedra en la sede y sabe qué es lo que se va a encontrar”.

Julio se toma confianza y se la transmite a los demás. ‘Pachequito’ se encontró con él por primera vez en 1991, cuando apenas tenía 16 años. “Cuando él llega a Junior, se me acerca y me saluda: ‘Me han hablado muy bien de ti’, me dijo. Eso te llena de confianza: un entrenador que no te conoce personalmente, pero que te tiene referenciado, eso te motiva. Me fue llevando poco a poco, 15, 20 minutos, 45, hasta que me dio la oportunidad de ser titular”, añadió el DT del equipo de Barranquilla.

En su primera etapa en Junior de Barranquilla también le dio confianza y continuidad a otro juvenil que, con el tiempo, se convirtió en el máximo artillero nacido en Colombia para el torneo local, Iván René Valenciano. Incluso, en su primer año como titular, su padre, Ariel, que también fue jugador de Junior, quería que Iván se quedara en el equipo, pero el pedido era muy alto. Los directivos aceptaron, pero con la condición de que tenía que hacer 30 goles. El gol 30 lo marcó en la última fecha del campeonato de 1991.

“Él me sacó goleador. El consejo más importante fue sacarme goleador. Me preguntó que de qué jugaba, y le dije que de centro delantero. Y me respondió: ‘Si vas a hacer diagonales de tiro de esquina a tiro de esquina, ¿cuándo vas a hacer un gol?’. Me puso a jugar dentro del área, a hacer diagonales cortas, a hacer movimientos cortos para tener el arco de frente, a darme potencia. Hoy le puedo dar ese consejo a cualquiera tranquilamente”, aseguró Valenciano, que convirtió 217 goles en la Liga local y que mantuvo ese récord hasta que Sergio Galván Rey lo superó.

Comesaña tiene un temperamento fuerte, que con el tiempo ha aprendido a manejar mejor. Como dice Pacheco, “ya no coge rabia con la frente, con la prensa”. Porque a veces le ha costado caro.

Alguna vez, dirigiendo al Real Cartagena, fue a jugar un partido a Cúcuta. Y el técnico del rival, Jorge Luis Pinto, otro de carácter recio, empezó a hablar y a hablar, primero contra el árbitro y luego contra Julio. Hasta que explotó: fue hasta donde estaba Pinto y le dio un puño. Tuvo que pagar ocho fechas de suspensión.

“Uno lo mira y ha cambiado mucho. Mantiene el temperamento a la hora de decidir, pero cuando tiene que manejar el equipo, lo asimila con tranquilidad. Para mí es un libro abierto, una biblia. Tuve la suerte de tenerlo como entrenador y de estar en su cuerpo técnico y sé de su capacidad y de su inteligencia”, dijo ‘Pachequito’.

Comesaña también cree en agüeros. Y el más conocido es reciente: en su octava etapa en el Junior, en la que llegó a la final de la Suramericana y obtuvo la octava estrella, dirigió siempre con la misma camisa, que compró un día en Medellín, se la puso para un partido, lo ganó y desde ahí hace parte de la utilería del club. “La camisa se lava, se plancha y se perfuma”, dijo.

image.png
Tras dirigir a Medellín, Cali y Pereira, Comesaña asumió por primera vez como DT del Junior de Barranquilla en 1991. 

Tras dirigir a Medellín, Cali y Pereira, Comesaña asumió por primera vez como DT del Junior de Barranquilla en 1991.

El uruguayo, apenas obtuvo el título en diciembre de 2018, decidió irse. Aceptó una oferta para dirigir en Argentina, en Colón de Santa Fe. Pero a él no le fue bien y a Junior, con Luis Fernando Suárez, tampoco. Entonces, los directivos lo volvieron a llamar y Julio, otra vez, apareció en la sede de entrenamiento. Y en el primer partido que dirigió volvió la camisa azul. Y Junior, de nuevo, fue el campeón. Como las del uniforme principal, la camisa también la vendían pirata en la calle, incluso con el escudo del club…

Julio se gana la confianza con su trabajo y su personalidad. Junior no es el único equipo en el que ha repetido. Dirigió tres veces al Medellín, dos al Deportivo Pereira, dos al Deportivo Cali y dos a Santa Fe. Pero Comesaña es rey en Barranquilla, donde, incluso, le pusieron un apodo al que ya se acostumbró, ‘Pelo’e burra’, por su blanca cabellera, que también fue construyendo allí. Ya es patrimonio cultural de esa ciudad.

Ficha técnica

Julio Avelino Comesaña

Nacimiento: 10 de marzo de 1948.

Equipos dirigidos en Colombia: Independiente Medellín (1983-86, 1992 y 2000), Deportivo Cali (1987 y 2012), Deportivo Pereira (1988 y 2011), Junior (1991, 1992-94, 1996-97, 2002, 2008-09, 2014, 2017, 2018 y 2019-actualidad), Santa Fe (1995 y 2003), Deportes Tolima (1996), Real Cartagena (2006) y Patriotas (2013-14).

Títulos obtenidos en Colombia: Liga colombiana (1993, 2018-II y 2019-I), Copa Colombia (2017) y Superliga (2020), todos con Junior.

Fuente: El Tiempo

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario