La alemana Angelique Kerber logró este sábado su primer título en el torneo de tenis de Wimbledon al derrotar en la final por 6-3 y 6-3 a la estadounidense Serena Williams y así se tomó revancha de la definición perdida en 2016.

Kerber se tomó la revancha dos años después e impidió a Serena ganar su octavo título individual en el All England Club, y de paso igualara con la australiana Margaret Court, con 24 majors.

Con este título, el segundo este año, y el duodécimo de su carrera, y el tercero en un major después del Abierto de Australia y de Estados Unidos, ambos en 2016, temporada en la que logró también la medalla de plata en los JJ.OO. de Río de Janeiro, Kerber aparecerá este lunes cuarta del mundo.