La reforma en la Copa Libertadores dio el paso más importante para asemejarse a la Liga de Campeones, con la resolución del campeón en partido único y en territorio neutral.

Por eso, durante la reunión del Consejo de Conmebol que se realizó en Moscú, la determinación fue que en la edición 2019, el monarca se coronará posiblemente en un país distinto al que pertenece.

Lima, Santiago de Chile y Montevideo son las potables sedes para jugar el partido por el trofeo mayor el 23 de noviembre.