Más que nunca, el fútbol chino está dispuesto a romper el mercado de pases: el Hebei Fortune quiere quedarse con Lionel Messi y piensan que su arribo sería lo que falta para realizar un despegue definitivo del campeonato.

Según cuenta Mundo Deportivo, la Pulga ya recibió una increíble oferta económica en el pasado mercado de pases (se habla de 100 millones de euros limpios), que rechazó porque su idea era seguir en Barcelona. Por eso renovó el contrato hasta el 2021 y pasó a tener una cláusula de rescisión de 700 millones de euros.

Sin embargo, ahora la situación es distinta: cuentan que las llegadas de Ezequiel Lavezzi y Javier Mascherano fueron una estrategia para que puedan convencer a su amigo Leo de llegar a la Superliga de China. Como saben que la transferencia no depende del dinero, quieren llegarle a través de los sentimientos. ¿Podrán?.