Lamentablemente, otra vez la violencia de los inadaptados de siempre se hizo presente en una cancha del fútbol argentino.

En esta ocasión los desmanes se produjeron en la Copa Argentina, en el partido correspondiente a los 16avos. de final, entre Almagro y Cipoletti, el árbitro Julio Barraza tuvo que suspenderlo por los incidentes que provocaron los hinchas rionegrinos.

A los 39' del complemento la barra del Cipo rompieron la tela olímpica y le robaron un matafuego a uno de los bomberos apostados dentro del campo de juego, explicó el juez principal que no recibió las garantías para continuar y decidió terminarlo.

Ovación Mendoza