La selección de Colombia pudo avanzar a octavos tras derrotar a Senegal, con un cabezazo de Yerry Mina, en el último partido de la fase de grupos.

En el análisis del partido se vio que la defensa del equipo africano fue bastante floja y otorgó ventajas. En ese sentido llamó la atención la reacción de Idrissa Gueye -con la camiseta 5-, que evidenció su indiferencia para defender al momento del gol.

El volante de Senegal, que cubría el primer palo, no hizo absolutamente nada para evitar el remate de Yerry Mina y hasta quedó con una curiosa pose contra el poste.