Ovación

La mitad más él

Carlos Delfino fue presentado ayer como nuevo refuerzo de Boca y esta noche, desde las 21, se cambiará para visitar a Ferro en el Héctor Etchart. El Cabezón regresa a la Liga Nacional después de 17 años. "A mí me lleva mucho la parte emotiva, estar cerca de mi casa", enfatizó.

Martes 07 de Marzo de 2017

Boca Juniors ratificó ayer la bomba de la presente temporada en la Liga Nacional, al presentar a Carlos Francisco Delfino con su nueva camiseta.

El escolta se entrenó con el equipo desde el domingo, con vistas a lo que será el partido de esta noche ante Ferro Carril Oeste, en el mítico Héctor Etchart (TyC Sports, desde las 21).

El Cabezón habló con los periodistas presentes en La Bombonerita y dejó algunos conceptos sobre su regreso a la Liga Nacional.

"Era hora de volver, me operé todas las veces que me operé para poder jugar. Esto iba a llegar, si no era acá, iba a ser en otro lado. Quería seguir, quería volver a tener las sensaciones del trabajo del día a día. Pasaron los Juegos Olímpicos, me dieron ganas de seguir y hoy estoy acá", disparó.

Más adelante, cuando se refirió a su estado de salud luego de tantas operaciones, el exjugador de Unión (SF) apuntó: "Estoy muy bien. Después de los Juegos Olímpicos tuve que hacerme una limpieza en el pie y empecé a entrenar, para llegar al punto de levantar la exigencia y volver a jugar. Ya estoy listo para hacer contacto. La idea es ir sumando minutos de a poco, haciendo cada vez un poquito más y tratar de ayudar al equipo que está en una situación comprometida".

Si bien manejó varias opciones de equipos de Europa, el campeón olímpico se decidió por Boca Juniors, que marcha último (récord 11-27) en la Conferencia Sur: "Muchos me preguntan a dónde me metí. Alguna vez fiché en Rusia sin saber el nombre del técnico, pero hoy soy diferente. Si estoy acá es porque pienso que se puede revertir la situación. No va a ser fácil, la Liga es dura, hay un gran nivel. Pero la llegada de Gary (Forbes) también nos potencia. Lo conozco de hacer una pretemporada juntos en Houston, en lo que fue mi último año completo en la NBA. Le va a venir muy bien al equipo, va a mejorar".

Sobre los distintos factores que ayudaron a su llegada, Delfino fue claro. "A mí me lleva mucho la parte emotiva. Estar cerca de casa, de donde vengo y sobre todo la parte médica de Boca que es muy buena. Sabía bien quién me iba a atender. Mi hermano también se estuvo tratando y me iba contando. Eso ayudó a la elección. Ir a otro lugar era trabajar con gente que no conocía y después de todo lo que pasé tenía que estar seguro en ese sentido".

Para luego, agregar: "Todo fue una gotita más que llenó el vaso e inclinó la decisión para acá. Estar emotivamente lleno para mí significa mucho. Era más fácil estar en un lugar conocido, acá estoy más contenido".

"Soy hincha de Unión"

En el momento de preguntarle sobre su simpatía por el equipo Xeneize, el escolta aportó: "Llegué y en una hora que estuve en Santa Fe, todos haciéndome la camiseta de Boca. Yo siempre dije que soy hincha de Unión, pero mi familia es 98% bostera. Mi abuelo era recontra bostero. Y me pasa que la gente ahora no me dice si soy el de la Generación Dorada, sino que me pregunta si soy el que va a jugar en Boca. Este es un lugar distinto, se mueven otras cosas. Hay mucha pasión en todo lo que se hace". Por último, se refirió al partido de esta noche ante Ferro, abriendo un signo de preguntas sobre su participación. "No sé si voy a estar listo para jugar, me está matando el jet lag. Veremos con el correr de las horas. Creo que para tener minutos, sí. Vamos a ir mechando, yendo de a poco, sumando más minutos".

Casi dos décadas después

El último registro oficial de Carlos Delfino en Argentina es con Unión en la temporada 99/00 de la Liga Nacional "B" (hoy Torneo Federal).

En dicha campaña, el equipo que dirigía su papá Carlos junto a Ricardo De Cecco finalizó en la 6ª posición de la Zona Centro y no clasificó al Hexagonal por el ascenso, con lo cual debió pelear la permanencia ante Sionista de Paraná, al que le ganó 2-0 el playoffs. En total fueron 20 partidos (récord 10-10) donde el Cabezón aportó 302 puntos y fue el segundo goleador detrás de Mauro Rostchy (362). Su mejor producción fue ante Rosario Central, el domingo 13 de febrero de 2000. En el Malvicino aportó 31 tantos en el revés 98-89 frente a Rosario Central. En ese equipo se alistaron también: Gabriel Forlín, Matías Cravero, Eduardo Calvelli, Francisco Calvelli, Sebastián Port, Rodrigo Bourquín, Juan Salamone, Mauro Negri, Pablo Nocioni, José Torrielli e Ignacio Negri.

¿Te gustó la nota?