Ovación
Lunes 20 de Noviembre de 2017

La reina del sur

La santafesina Julia Sebastián volvió a batir el récord sudamericano de natación en el Trofeo Paulista de Brasil, representando a la Universidad de Unisanta

La santafesina Julia Sebastián volvió a ser noticia internacional en natación, ya que en el Troféu Federação Aquática Paulista, que se desarrolló el fin de semana en Esporte Clube Pinheiros de San Pablo, Brasil, se quedó con los 200 metros pecho, con un tiempo de 2'26"87/100, pulverizando así el anterior récord sudamericano.

Representando a la Universidad de Unisanta, superó el registro que le pertenecía a la cordobesa Macarena Ceballos, de 2'26"90/100 del 6 de mayo de este año, cuando alcanzó el primer lugar en el Trofeo Maria Lenk de Río de Janeiro. Justamente, en esa ocasión superaba el registro de la nacida en el Club Regatas de Santa Fe, que era 2'27"03/100 (3 de abril de 2016, en Asunción, Paraguay).

Julia Sebastián.jpeg

Pero la cosa no quedó solo ahí, ya que también voló en los 100 metros pecho y, con un crono de 1'07"87/100, quebró el récord argentino, que era de 1'08"03/100 y también de Macarena Ceballos. Una actuación colosal y que no hace otra cosa que demostrar el gran crecimiento que viene teniendo en este 2017 que ya se termina. Radicada hace casi un año en Brasil, Julia fue también segunda en los 50 metros pecho, con un tiempo de 31"24/1000, siendo su mejor marca personal. Lo importante es que quedó a 25/100 de la plusmarca argentina de también Macarena Ceballos, que es 30"99/100.


Siempre superar las marcas es el objetivo de cada nadador por sobre los podios y medallas, pero casi sin darse cuenta, Sebastián plasmó en la pileta el trabajo denodado: "Al fin me pagó todo el sacrificio que vengo haciendo", le confesó a UNO Santa Fe después de la gran gesta de este fin de semana.

Julia Sebastián 1.jpeg

"No sé si lo esperaba, porque recién vamos levantando el nivel, ya que el principal objetivo lo tenemos en tres semanas cuando se realice en Open Brasileño en Río de Janeiro. No conozco la pileta, pero ya sé que será de alto nivel. Así que iré todavía más preparada. Veremos cómo me va", comentó la discípula de Roberto Ortiz, que desde hace varios meses entrena en el país vecino en busca del salto de calidad.


"Es una satisfacción enorme, porque como dije antes, es como que al fin todo el trabajo que venimos haciendo me estaba pagando con resultados. Esperemos que esto sea el comienzo, pero apuntamos a un poco más. Igual lleva tiempo, aunque creo que vamos bien", reconoció con un semblante de emoción y también tranquilidad.

En el final, resaltó: "Estar motivada me llevó a conseguir esto. Gané en calidad técnica, entre tantas cosas más, pero hay que seguir trabajando, porque queda mucho por delante".