Ovación
Martes 07 de Noviembre de 2017

La Superliga se comió a otro técnico y el promedio es alarmante

En la 8ª fecha se fueron dos entrenadores y el número crece cada semana. De esta manera queda refrendado que los proyectos quedan de lado y que lo único que importan son los resultados

La 8ª fecha de la Superliga dejó a Temperley, Vélez y Arsenal sin entrenador, tras las salidas de Gustavo Álvarez, Omar De Felippe y Humberto Grondona, respectivamente. De esta manera, ya son ocho los que dejaron el cargo.

De Felippe se sumó a la lista luego de anunciar su renuncia en el Fortín al caer como local ante el escolta Unión por 2-0. Se alejó luego de 37 partidos, de los cuales 14 fueron triunfos, 9 empates y 14 derrotas. Agobiado por la situación del equipo en la tabla de los promedios del descenso donde se ubica a ocho puntos del último equipo (Olimpo) en zona roja, el DT prefirió "descomprimir" y dar un paso al costado. Además, se quejó por cómo se vive el fútbol argentino. "Me voy por porque uno me escupió y ya no soporto eso, porque no estoy a la altura para que un estúpido me venga a escupir", lamentó De Felippe.


Otro entrenador que se quedó sin trabajo fue Gustavo Álvarez, quien el domingo dejó de ser el entrenador de Temperley luego de la dura goleada con Defensa y Justicia, como local, por 4-1. El conductor, quien pasó de la reserva al primer equipo en noviembre del año pasado y logró la permanencia en la temporada pasada, estuvo al frente del Gasolero en 33 partidos: ganó 10, empató 6 y perdió 17. Temperley está último en la Superliga con apenas cuatro unidades y en los promedios es uno de los cuatro que descendería a la Primera B Nacional, con 11 puntos menos que Huracán, el primero de los que se ubica en la zona de permanencia.


El que se metió en la grilla este martes fue Humberto Grondona, luego del empate de Arsenal ante Tigre 0-0, que acrecentó la malaria en el presente campeonato. No fue una determinación fácil, pero la necesidad y las presiones lo llevaron a esto. Si bien es cierto que tiene mucho arraigo por la institución, la realidad es que los resultados imperan y, al no conseguir los deseados, entendió que lo mejor era dar un paso al costado.

De esta manera, la Superliga ya se llevó a ocho técnicos en la misma cantidad de fechas. El cálculo es fácil y obvio: uno por jornada, lo cual habla a las claras de que no hay quien resista en un fútbol tan resultadista y donde los proyectos no tienen lugar. Si no se gana, no se sigue. La lista de entrenadores que interrumpieron sus ciclos la completan Gustavo Matosas (Estudiantes), Diego Aguirre (San Lorenzo), Nelson Vivas (Defensa y Justicia), Sebastian Méndez (Belgrano) y Mario Sciaqua (Olimpo).