El alero estrella de los Cleveland Cavaliers LeBron James despejó de inmediato su futuro al confirmar a través de su agencia Klutch Sports Group que llegó a un acuerdo con Los Angeles Lakers por cuatro años y 154 millones de dólares.

Según fuentes periodísticas, el último año de contrato será una opción para el jugador, pero es el contrato más largo que ha firmado desde el que acordó por seis con los Heat en el 2010. Sus tres acuerdos anteriores fueron de tres años o menos.

La decisión de James, convertido en agente libre desde el pasado 29 de junio, de irse a los Lakers convierte de inmediato al equipo angelino en aspirante al título de liga y hace más difícil y competitiva a la Conferencia Oeste.

Mientras, la competición en la Conferencia Este pierde a la única gran estrella que tenía e incrementa aún más el gran desequilibrio que existe en la competición de la liga con la del Oeste, donde están los actuales campeones, los Warriors de Golden State, y los Rockets de Houston, que también estaban interesados en el fichaje de James, de 33 años.