El tandilense Leonel Pernía se adjudicó la competencia nocturna en el circuito Callejero Santa Fe Ciudad. El piloto integrante del equipo Renault Sport se quedó de manera inobjetable con un triunfo clave en la lucha por el campeonato. La competencia tuvo de todo, el abandono de Canapino, luego el golpe de Chapur que estuvo puntero, pero indudablemente, los dos Renault Fluence lograron imponerse y festejar en las calles santafesinas.El tiempo del piloto ganador fue de 45:25:189, escoltado por el santafesino Facundo Ardusso a 1.788, y por Matías Rossi a 2.655. Más atrás quedaron Bernardo Llaver (Cruze), Néstor Girolami (Peugeot 408) y por último Emiliano Spataro (Fluence).

El ganador de la competencia nocturna se convirtió en el máximo ganador en las calles santafesinas, ya que sumó el cuarto triunfo en el Callejero.

Con este triunfo, el campeonato quedó con Agustín Canapino con 133 puntos, seguido por Facundo Ardusso con 129, Matías Rossi y Leonel Pernía suman 123, mientras que Bernardo Llaver acumula 85. El domingo las pruebas de clasificación darán comienzo a las 10, y la carrera diurna a las 12, a 24 vueltas.

El desarrollo

Los primeros giros no depararon muchas sorpresas ya que Canapino, Pernía y Chapur arrancaron al frente. En la segunda vuelta, Canapino aprovechó a escaparse, ya que en el segundo puesto Chapur y Pernía no se daban respiro. El C4 Lounge logró pasar al Fluence, y las posiciones comenzaron a moverse. Mientras tanto, Matías Rossi pasó a ocupar el sexto lugar tras pasar a Spataro.

Primero lo buscó a Ardusso, luego lo pasó a Pernía, y fue por todo, estaba yendo un segundo más rápido, y en el ingreso al puerto comenzó la lucha. El cordobés Chapur aprovechó a pasarlo, eso sumado a que Canapino siguió de largo y perdió la posición de vanguardia. Por no resignar un lugar, Canapino quedó fuera de competencia.

Las posiciones mostraban a Chapur, Pernía y Ardusso, más atrás Girolami y Matías Rossi. El santafesino Manuel Luque se encontraba en el puesto catorce. Igualmente, el cordobés Chapur comenzó a tener problemas, seguramente por el toque con Canapino, lo que provocó el piso del auto.

No se registraban mayores novedades, salvo el abandono de Merlo por inconvenientes en el Fluence, mientras que Luque seguía avanzando y pasó a ocupar el puesto trece con el Corolla oficial. En el décimo giro, el cordobés no aguantó finalmente, se le rompió la suspensión, y golpeó muy fuerte contra el paredón en la zona del palomar luego de la chicana de Alem y Belgrano.

La punta cambió de mando, el tandilense Leonel Pernía y Facundo Ardusso con los Fluence, pasaron a ocupar los dos puestos de vanguardia, mientras que tercero quedó Néstor Girolami con el 408. Eso provocó el ingreso del auto de seguridad hasta que sacaron el auto de Chapur de una zona inapropiada.

El que se quedó con auto de seguridad en pista fue el santafesino Manuel Luque, quien lamentablemente debió abandonar. Se relanzó la prueba y los Renault marcaban el rumbo, pero no estaba nada dicho. El Bebu Girolami y Matías Rossi no les perdían pisada e iban por más.

En la curva de Vialidad, Ardusso fue a buscarlo a Pernía, logró pasarlo, pero rápidamente el tandilense recuperó el lugar, y el riesgo de la situación entre ambos compañeros de equipo dio qué hablar, porque un error hubiese provocado algún Renault fuera de competencia.

La curva de Lisandro de la Torre fue nuevamente el lugar elegido para que Matías Rossi con el Corolla logre pasar a Girolami, quien pasó a estar quinto, ya que Llaver aprovechó la volada y quedó cuarto. El final fue picante, ya que Rossi lo tenía a maltraer a Ardusso, pero el Cruze de Llaver estuvo a punto de pasar al Corolla, pero finalmente, el piloto de Del Viso logró conservar la posición.