Libertad de Sunchales se coronó campeón de la Liga Argentina, al superar como visitante a Estudiantes de Olavarría por 79 a 68, barriendo la serie final 3-0 y consiguiendo el único ascenso a la Liga Nacional.

En el inicio del partido, Libertad comenzó más seguro en ataque con Ariel Zago liderando la ofensiva ante el nerviosismo del local. Con un triple de Patricio Rodríguez, el Bataraz se acercó a uno, pero Bruno Barovero (11 puntos en el parcial) se encargó de que su equipo tome distancia nuevamente (9-17). El primero quedó en manos de la visita por 16-21.

En el segundo capítulo, la imprecisión en ataque de ambos elencos era la que mandaba. Cuatro puntos de la mano de Leandro Cerminato y Rodríguez achicaron la distancia del elenco de Olavarría. La defensa de Estudiantes no podía frenar al goleador del torneo sin cometerle falta y Barovero anotaba desde la línea de libres para mantener a los Tigres arriba en el marcador. Con un triple del 11 y de Andrés Landoni, la visita tomó 14 de ventaja, la máxima del momento, a falta de cuatro minutos para que termine el chico. Nicolás Copello se sumó a la efectividad desde la línea de tres para ponerse 21-40. Con un parcial de 5-0 del local más un triple de Santiago Arese, el conjunto de Siemienczuk achicó a 13. Fue para Libertad por 33 a 42.

Una bomba de Rodríguez abrió el tercer cuarto, a la cuál Gregorio Eseverri respondió de la misma manera. Los Tigres mantenían una diferencia de diez cuando promediaba el chico (42-52). Gastón Essengue empezó a quebrar la defensa de la visita en la pintura y desde la línea de libres sumaba para el Bataraz. Libertad se secó en ataque pero una bomba de Barovero le llevó tranquilidad al equipo de Saborido. La última jugada fue para los Tigres y no la desperdiciaron, porque con un triple de Manuel Alonso lograron cerrarlo ocho arriba (51-59).

Agustín Brocal volvió a poner a Estudiantes en juego en el amanecer del último cuarto (56-61). Estudiantes no encontraba el camino para frenar la ofensiva de Libertad pero un tiro de Santiago Arese más un doble y falta de Rodríguez hizo que el Bataraz quede solamente abajo por tres. Finalmente, el local no pudo frenar la arremitida del rival que con Zago, Barovero y Copello lograron llevarse la victoria por 79 a 68 para consagrarse campeón de La Liga Argentina y lograr el ascenso a máxima categoría.