Liverpool dio un paso casi definitivo hacia las semifinales de la Champions League al vencer 3-0 al Manchester City, este miércoles en Anfield en la ida de los cuartos de final.

El egipcio Mohamed Salah (12) -que se tuvo que retirar en el inicio del segundo tiempo con molestias en un muslo-, el inglés Alex Oxlade-Chamberlain (21) y el senegalés Sadio Mané (31) sacudieron al gran dominador del fútbol inglés esta temporada.

Los Reds impusieron su poderío físico, determinación y velocidad ante un City vulnerable en defensa e inoperante en ataque, incapaz de fabricar la mínima ocasión clara de gol -no disparó entre los tres palos en los 90 minutos-.

El ambiente festivo en Liverpool quedó empañado en la previa del partido, cuando el colectivo del Manchester City sufrió daños por el lanzamiento de botellas a su llegada al estadio.

"Pedimos perdón sin reservas a Pep Guardiola, a sus jugadores, a su cuerpo técnico y a los dirigentes afectados", escribió en un comunicado el Liverpool, que precisó que "cooperará para identificar a los responsables".