El presidente de la Nación, Mauricio Macri, afirmó hoy que la final de la Supercopa Argentina de hoy entre River Plate y Boca Juniors en Mendoza servirá como "una demostración" de lo bien que puede comportarse el hincha en un estadio de fútbol.

"Lo importante es que hoy demos una demostración de cómo nos comportamos. Hoy es un partido de fútbol y aquel que le toque ganar que festeje y vaya mañana al laburo a cargar a su amigo porque le ganó, como hacemos todos siempre, pero que nada tenga que ver con la violencia, porque no conduce a nada positivo", manifestó Macri a medios de comunicación en Formosa, en un alto de su recorrida por las obras en una planta de efluentes cloacales y una autopista.

Macri alentó a que los simpatizantes de River y Boca para que convivan "respetuosamente" en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza porque "el fútbol une" más allá del resultado.

"Es un juego apasionante en el cual sentimos que nos falta la respiración en ese momento cuando encara el delantero contrario el arco, sentimos el corazón en la boca pero no deja de ser un juego apasionante, tiene que ser un lugar de encuentro, de disfrute y de alegría, porque la verdad es que Boca no existiría sin River y River sin Boca", señaló Macri.

El Jefe del Estado admitió "ansiedad" por la segunda final entre Boca y River, luego de aquella que ganó el "Xeneize" en 1976, y consideró como "apasionante" al Superclásico del fútbol argentino.

"Uno tiene que ganar y el otro tiene que saber perder. Porque hay algo maravilloso del fútbol, que da revancha", concluyó Macri.