Por primera vez en su historia, la ciudad de Santa Fe recibió a la Antorcha Olímpica. Fue en su camino hacia Buenos Aires, con motivo de la realización de los Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputarán en octubre. El fuego sagrado, símbolo máximo del deporte mundial, unió la Costanera Este con la Oeste a través del Puente Colgante, uno de los máximos íconos de la capital provincial, de la mano de relevistas santafesinos del ámbito del deporte, la cultura e instituciones sociales.

El fuego sagrado, símbolo máximo del deporte mundial, unió la Costanera Este con la Oeste a través del Puente Colgante, uno de los máximos íconos de la capital provincial, de la mano de relevistas santafesinos del ámbito del deporte, la cultura e instituciones sociales.

El reconocido garrochista santafesino Germán Chiaraviglio fue el encargado de llegar hasta el escenario, en el último tramo del recorrido de la llama olímpica: "Me toca a nivel personal; es mi ciudad, tiene que ver con los valores olímpicos, con lo que nosotros siempre soñamos, toda la vida y el camino que recorrimos con esta llama que viene desde hace 2000 años y hoy nos toca ser vehículo, trasladarla un pedacito para poder llevárselas a los que vienen, a los más chicos, a estos Sub18 que vienen a competir en los juegos olímipcos de la juventud en Buenos Aires y que ahora tuvo la oportunidad de pasar por Santa Fe. Así que un orgullo enorme", aseguró.

En tanto, el nadador Santiago Grassi que también portó la antorcha dijo sentir "alegría y un orgullo inmenso. Poder compartir con todos este acontecimiento es increíble. No lo esperaba, no lo pude imaginar como sucedió y qué alegría estar con todos los santafesinos, portando la llama olímpica de la juventud, que para nosotros los deportistas amateurs significa un montón. Hoy no fue el Puente Colgante de todos los días: hoy estaba más lindo y se sintió de una manera diferente. Creo que todo el país lo va a ver y va a apreciar la linda Santa Fe que tenemos".

Por su parte, el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli agradeció a la ciudad de Santa Fe en nombre de todos los argentinos y agregó: "Es una oportunidad para la Argentina, una oportunidad de integrar estos valores que son la amistad, respeto. Ustedes vieron las caras de los chicos, las familias, los padres; miles de personas en la Costanera de Santa Fe con ese espíritu olímpico, de integración, junto a los maravillosos deportistas que tiene Santa Fe".

"El deporte es una manera de compartir, de trabajar en equipo que son los valores que queremos para Santa Fe. Es un momento muy especial y que los santafesinos disfrutamos con mucha emoción, porque el paso de la llama entre la gente fue un momento muy emotivo", afirmó el intendente José Corral.

Una noche inolvidableEn la Costanera Este, el músico Rubén Carughi fue el primero en tomar la antorcha en compañía de los músicos de Trombonanza. Luego se la entregó a Juan Ignacio Alarcón, deportista con síndrome de down de la Fundación Bacigalupo. Después fue el turno de Virginia Zonta, jugadora de beach vóley, a quien le siguieron primero los representantes de la Fundación Mateo Esquivo en la mano de Marisa Pérez;luego Santiago Grassi, nadador santafesino hoy viviendo en Estados Unidos; y Facundo Quiroga, deportista del ciclismo adaptado. Los relevos continuaron con Sol Frangella, emprendedora de la disciplina del crossfit en nuestra ciudad y Candela Vildoza, del programa Puente Deportivo que difunde los deportes adaptados y para discapacitados.

Llegando hacia el final, tomó la antorcha olímpica Gladys Erbetta, histórica atleta santafesina participante en los Juegos de Helsinki (1952). Así, tras recorrer 1.000 metros, y luego de atravesar el Puente Colgante, sobre las aguas de la Laguna Setúbal, para regalar lo que fue una de las postales más significativas en su trayecto por 17 provincias y atravesando los 4.200 kilómetros de extensión del territorio nacional, llegó el turno Germán Chiaraviglio, atleta santafesino especialista en salto con garrocha, quien fue el encargado de encender el pebetero sobre el escenario montado en la Costanera Oeste, junto al intendente José Corral y a Diego Santilli.

Este fue el punto que marcó el fin del recorrido de la antorcha olímpica en su paso por Santa Fe, y el inicio de la actuación del cantante local Mario Pereyra, quien con un espectáculo musical para disfrutar en familia dio el broche final a una jornada histórica para la ciudad; en el marco de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que tendrán lugar del 6 al 18 de octubre en Buenos Aires.