El 21 de agosto se cumplirán 16 años desde la fundación del Zamora FC, tras la desaparición del Atlético Zamora. Y a decir verdad, de acuerdo a los años que transcurrieron desde su creación, la supremacía en el plano local fue amplia, a tal punto de proyectar al club en las dos competencias internacionales más importantes que tiene el continente.

En este caso, por quinta vez será el turno de afrontar la Copa Sudamericana, enfrentando por primera vez a doble partido a un conjunto argentino. Indudablemente un país que le dio muchos dolores de cabeza en sus anteriores presentaciones, con jugadores compatriotas que amargaron las chances de seguir adelante.

En 2007 fue la primera experiencia en este certamen, quedando en el camino frente al Olmedo de Ecuador. Fue 1-0 como visitante con gol de Gustavo Savoia, precisamente exColón, mientras que el Potro también se anotaría en la vuelta junto a Pedro Galván para poner el 2-1 (Carlos Salazar el descuento).

En la edición 2009, Zamora perdió el cruce frente a Emelec, cayendo 1-0 en Barinas por un gol convertido por Franco Mendoza. En la vuelta, fue 2-1 el resultado y el exRafaela volvió a gritar, junto a Hernán Peirone, otro argentino. Giovanni Pérez anotó para los venezolanos.

En 2015, Zamora disputó por tercera vez la Copa Sudamericana, y también fue relegado por un elenco de Ecuador, en este caso Liga Deportiva de Quito. Y aquí fue otro exColón, Diego Cachete Morales, quien sería decisivo para conseguir el pasaporte a la siguiente ronda. Marcó el gol en la ida (1-1, Yeferson Soteldo para los venezolanos) y 2-0 en la altura, nuevamente con gol del actual jugador de Tigre y otro de Néicer Reasco.

Lo más fresco de los venezolanos en la Sudamericana fue en 2016, cuando eliminaron por penales a Barcelona de Ecuador para pasar a la siguiente ronda: fueron dos 1 a 1 y en la vuelta 3-0 la victoria por penales, con gran actuación del arquero Carlos Salazar, quien le contuvo tres penales a su rival, uno de ellos a Matías Poni Oyola, otro con pasado rojinegro.

Esa ilusión de seguir adelante la frenó Montevideo Wanderers de Uruguay, al ganarle las dos veces 1 a 0, con ambos tantos de Matías Santos.

En definitiva, fueron 10 partidos con apenas tres empates y siete derrotas, más allá de ganar una serie por penales, convirtiendo 5 goles y recibiendo 13 en el historial general.