No pudo ser. Holanda fue superior y terminó dejando a los Leones sin su segundo podio en el historial del Trofeo de Campeones. En Breda, el local se impuso por 2 a 0 con dos tantos de corner corto.

El equipo dirigido por el argentino Maximiliano Caldas se tomó también una pequeña revancha de la derrota que había sufrido ante el campeón olímpico en la apertura del torneo. En aquella oportunidad, Argentina se impuso por 2-1.

Con Santiago en el arco por la lesión de Vivaldi y sin López, suspendido por una fecha por la falta que había cometido ante Australia y que había sido sancionada con una tarjeta amarilla, los Leones les dieron la iniciativa a los holandeses que pronto se hicieron fuertes en el medio campo para empezar a sacar diferencias en el marcador.

A través del corto, primero con Jeroen Hertzberger y luego con Mirco Pruijser a los 16 y 24 minutos respectivamente, Holanda se aseguró el bronce y relegó a los Leones a la cuarta posición en el Trofeo de Campeones.

Argentina formó con Tomás Santiago; Agustín Bugallo, Pedro Ibarra, Gonzalo Peillat, Juan Ignacio Gilardi; Nicolás Cicileo, Matías Rey; Ignacio Ortiz; Joaquín Menini, Matías Paredes y Lucas Vila. Luego ingresaron Santiago Tarazona, Maico Casella, Nicolás della Torre, Isidoro Ibarra y Lucas Martínez.