El presidente de la AFA, Claudio Tapia, subrayó hoy en Madrid que Lionel Messi "es la cara del proyecto" de la candidatura del Mundial 2030, que aspiran a organizar de manera conjunta Argentina, Uruguay y Paraguay, y destacó que dio su "compromiso para llevar el sueño adelante.

El máximo dirigente del fútbol argentino hizo esas afirmaciones en la presentación formal de la candidatura en la Embajada argentina en España, con el duelo entre la selección argentina y española como telón de fondo y aprovechando el impulso que le da la presencia del astro rosarino. En esa ceremonia, los responsables de la candidatura adelantaron que propondrán a Messi que en la faja de capitán lleve el lema "2030 Juntos", con la intención de generar una campaña viral en las redes sociales.

"Los ídolos mundiales son grandes comunicadores, no solo para los adultos que los vemos jugar, sino para los niños. Lo máximo que podemos anhelar es tenerlos como transmisores, y Messi y Luis Suárez ya usaron la camiseta", apuntó Tapia, en referencia al compromiso del delantero argentino y el uruguayo, que lucieron el emblema de la candidatura durante las eliminatorias.

La dimensión global de la figura de Messi es sin duda un amplificador mediático para el proyecto, que cuenta con otros atractivos simbólicos, como es la coincidencia con los 100 años del inicio Copa del Mundo en Uruguay. "Este es un sueño muy justificado, tres países muy representativos de Sudamérica, con el pedigrí, y algo emblemático, porque el primer mundial se realizó en Uruguay", resaltó Tapia, vestido con un elegante traje y entregado a una misión que requerirá de mucha diplomacia.

La residencia del Embajador argentino, Ramón Puerta, fue el escenario elegido para dar el puntapié inicial a la candidatura conjunta en Europa, en busca de apoyos para un proyecto al que le espera un largo recorrido, ya que recién en 2024 se conocerá al candidato ganador. Precisamente, lograr que se adelante la fecha de la elección de la sede de la Copa del Mundo de 2030 es una de las apuestas, ya que los tres países involucrados son conscientes de que necesitarán tiempo para desarrollar las infraestructuras necesarias, que traerán beneficios para los ciudadanos.

"La columna vertebral en la que vamos a trabajar es en el legado, tiene que estar estipulado, tanto en infraestructuras, como en lo social", remarcó Fernando Marín, el coordinador general de Argentina para la candidatura. "Al día siguiente del Mundial, sea quien sea el campeón, los habitantes de estos tres países deberán sentirse orgullosos de haber sido la sede", insistió Marín.

"Tenemos los artistas y vamos a aportar la producción y la infraestructura para lograr el mundial en la Cuenca del Plata", remarcó el empresario al que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, encomendó la tarea de coordinar la candidatura. El partido amistoso entre la selección española y argentina que se celebrará mañana en Madrid será "un bautismo" para el proyecto. El siguiente objetivo está puesto e el Mundial de Rusia. Y el desembarco en Madrid, capital de España, está más que justificado.

"España es la puerta que tiene Latinoámerica en Europa para llegar al mundo entero. Por eso desde los tres países pedimos a quienes lideran el compromiso iberoamericano que nos ayuden para instalar este sueño", dijo el ministro de Turismo de Argentina, Gustavo Santos.

"Estoy convencido de que va a ser un gran mundial, que va a permitir que el turismo de la región entero se desarrolle; y el turismo es una actividad de generación de empleo. El fútbol es una oportunidad enorme", insistió. En la misma línea, el Embajador Puerta dijo que "no sólo estamos planteando ser la sede; estamos hablando de un fenómeno que va más allá del fútbol. Es el deporte, es el turismo, porque el fútbol es el motor económico y tiene un poderío inusitado".

"La candidatura conjunta habla de entendimiento, armonía y de previsibilidad. El fenómeno del fútbol iguala al fenómeno de las religiones, va más allá de la raza y continentes", reflexionó.

Junto con Puerta, estuvieron los embajadores de Paraguay, Antonio Rivas Palacios, y de Uruguay, Francisco Bustillo Bonasso. "Es necesario transmitir al mundo entero la voluntad de llevar a cabo este mundial entre todos, es una muestra más de integración", sostuvo el representante paraguayo, una idea que abonó su par de Uruguay.

En tanto, el Secretario de Deportes, Javier Mac Allister, agradeció la implicación del sector privado en el proyecto, porque "servirá para que los países no tengan tanto gasto". También envió un mensaje a los jugadores: "quiero desligar a los futbolistas de una idea política y emparentarlos con la idea de una nación".