En el Mundial en el que más penales se han cobrado, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi no han quedado exentos de disparar desde los doce pasos. Ambos, considerados los mejores del mundo en la actualidad, fallaron al menos una de sus ocasiones y dejaron la pelota en manos del arquero. Pero a nivel histórico, es el portugués el que peores números maneja vistiendo la camiseta de su selección.

Con la albiceleste al pecho, Lionel Messi tuvo 19 oportunidades, de las que falló apenas cuatro. Dos en partidos no oficiales y otros dos en encuentros oficiales: contra Chile, en la final de la Copa América y contra Islandia, por la fase de grupos de la competencia actual.

Ronaldo, en tanto, desperdició 6 de 13, acercando su porcentaje de conversión al 53,85% ampliamente inferior al 78,95% que maneja el astro argentino, incluso con mayor cantidad de oportunidades.

Con el de ayer, Cristiano pasó a ser el primer jugador portugués que falla un penalti en la fase final de un campeonato mundial y en el futbolista que más penaltis ha errado en la historia de la selección portuguesa, con seis fallos, superando los cuatro de Luis Figo y los tres de Jordao y Oceano.