Una nueva denuncia de abuso convulsiona al deporte argentino, esta vez, a la gimnasia. Es que Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino, se presentó en la Justicia para que se abriera una investigación sobre el accionar de un actual entrenador de selecciones nacionales, cuyo nombre no trascendió.

Es que hace poco más de un mes un hombre de aproximadamente 40 años se quebró en medio de una charla entre deportistas y confesó que fue abusado por su entrenador durante la década del 90, cuando todavía era menor de edad. Además, confesó que había otros compañeros suyos que sufrieron lo mismo.

El entrenador sospechado es Alejandro Sagreras, entrenador argentino desde 1986 hasta 2013, y asumió como coordinador de los entrenadores de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

Quien se refirió a este tema fue el gimnasta santafesino Federico Molinari, quien en Londres consiguió el octavo lugar en anillas en Londres 2012. "No me sorprendió ya que hace muchos años que venía escuchando esta clase de rumores", destacó en diálogo con Luis Novaresio en Radio La Red.

Molinari admitió que compartió algunos eventos con el entrenador pero que no tuvo mucha relación ya que "esto sucedió en los 90 y yo era muy chico, aún vivía en San Jorge".

En cuanto a cómo tomó esta información, respondió: "Lo vivo con mucha tristeza, golpea mucho al deporte. Lo importante es que el Comité Olímpico Argentino tomó partido y llevó esto a la fiscalía".

Por último, elogió la medida adoptada por el COA, en detrimento del accionar de la Federación Metropolitana de Gimnasia y tiró: "Supongo que porque era una persona de prestigio y no se la quería ensuciar".