Ovación
Domingo 10 de Junio de 2018

Nadal y Thiem, frente a frente en la final de Roland Garros

Se enfrentan en el encuentro decisivo del segundo Grand Slam de la temporada. El español busca su 11° corona en París, mientras que el austríaco quiere reeditar los pasos de su compatriota Thomas Muster, quien lo ganó en 1995

Rafael Nadal, el indiscutible rey de la tierra batida, y Dominic Thiem, considerado su heredero en esa superficie, pelean este domingo por levantar la Copa de los Mosqueteros de Roland Garros, que sería la undécima para el español y la primera para el austríaco.

El español, número uno mundial, tiene 25 partidos ganados y una sola derrota en la gira en arcilla, precisamente ante el austríaco en los cuartos de final de la final del Mutua Madrid Open (7-5 y 6-3), hace poco más de un mes.

Thiem, tenista de golpes demoledores y rápido de piernas, parece ser el único que en los dos últimos años ha hallado la criptonita para desactivar a Nadal en la arcilla.

El jugador de Wiener Neustadt, quien este año tiene en la tierra batida 28 encuentros ganados y dos reveses, le venció también hace cerca de un año en los cuartos de Roma.

Sin embargo, el español suma más títulos que su rival del domingo: Montecarlo, Roma y Barcelona, frente a Lyon y Buenos Aires. También juega a favor de Nadal su fiabilidad en las finales. Las otras diez que disputó en la cancha Philippe Chatrier las ganó, la última de ellas el pasado año 2017 ante el suizo Stan Wawrinka.

Los número del mallorquín en el torneo de tierra batida por excelencia asustan, pues cuenta con 85 encuentros vencidos y solo dos perdidos, uno ante el sueco Robin Söderling en los octavos de 2009 y otro ante Novak Dkojovic en los cuartos 2015.

El español, número uno del mundo, busca agrandar su ya exuberante palmarés de 78 títulos, 16 de ellos Grand Slam, entre los que figuran 10 Copas de los Mosqueteros (2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2017), más que ningún otro tenista en la historia y a mucha distancia del segundo, el extenista sueco Björn Borg, quien acumula seis.

Si Nadal representa la jerarquía, Thiem encarna la revolución. El tenista austríaco (10 títulos en su haber, todos menores) está empeñado en destronar al español, contra el que perdió en las semifinales de Roland Garros de 2017.

Thiem quiere reeditar los pasos de su compatriota Thomas Muster, quien desde 1995 figura como el único austríaco en vencer en París.

Para llegar a la final, el cuadro fue más amable para Nadal, quien apeó al italiano Simone Bolelli (130 del mundo) en primera fase; al argentino Guido Pella (78), en segunda; al francés Richard Gasquet (32), en tercera; y al alemán Maximiliam Marterer (70), en octavos.

Los argentinos Diego Schwartzman (undécimo) -el único capaz en robarle un set- y Juan Martín del Potro (sexto) fueron sus últimas víctimas en cuartos y semifinales, respectivamente.

El austríaco tuvo una primera ronda asequible, ante el bielorruso Iliá Ivashka (119), pero en la segunda se encontró a un jugador peligroso, el griego Stefanos Tsitsipas (39) ante el que cedió un set. En tercera ronda, tuvo que sudar más lo esperado frente al italiano Matteo Berrettini (96), ante el que también se dejó una manga.

En los octavos, perdió otro set ante el japonés Kei Nishikori (21) y en los cuartos le tocó uno de los premios gordos del sorteo, el número tres mundial Alexander Zverev, doblegado en tres sets por Thiem, quien remató la faena con solvencia en semifinales al apear al italiano Marco Cecchinato (72), sorpresa de la competencia.