Nahuel Oviedo, delantero de San Telmo, declaró este lunes por la muerte de Facundo Espíndola en una sala de la UFI N°8 de Morón, luego de ser acusado por el homicidio ocurrido en la mañana del domingo, a la salida de una cervecería en Hurlingham.

"Nahuel habría participado en la pelea pero no sería el autor de la muerte. Fue una declaración larga, Oviedo ofreció referencia sobre toda la situación que atravesaron con Ever Brizuela Cáceres. Tenía el cuchillo en la mano, que era propiedad de Brizuela, que aparentemente se dedica a pescar y lo tenía en el baúl", explicó Arturo Goldstraj, su abogado defensor, en diálogo con Infobae.

"Los testigos dicen que Espíndola estaba fuera de sí y que Nahuel no tuvo intención de hacerle nada, lo creyó herido pero no imaginó una cuestión de tanta gravedad. El cuchillo ni siquiera fue esgrimido, fue exhibido para disuadir. Hasta pensaron que podían ser víctimas de robo, hasta se sacó el reloj y lo escondió. Coincide con los testimonios disponibles", añadió.

Brizuela, de 26 años, oriundo de Paraguay, es el propietario del Peugeot 308 blanco que huyó de la escena del crímen y luego fue interceptado por la policía con sus dos ocupantes adentro.

"No es la primera vez que el abogado defiende al futbolista: ya lo había representado en la causa por robo a mano armada y lesiones a una mujer policía que tramitó en el Juzgado N°20 y que le valió tres meses de cárcel en el penal de Ezeiza a mediados de 2013", recordó Infobae sobre la participación de Goldstraj.