Una descomunal demostración de aguante nos dio el georgiano Merab Dvalishvili al final del tercer y decisivo round de su pelea contra el estadounidense Ricky Simon en la UFC Fight Night128 de Atlantic City. El luchador europeo estuvo un minuto preso por la guillotina que le aplicó su rival y, con la cabeza cada vez más roja, parecía ahogarse.

Para evitar que el árbitro interviniera, Dvalishvili fue dando patadas con las piernas y mostrando el pulgar en señal OK para dejar claro que seguía consciente; paralelamente eso contribuyó a que la sangre continuara regándole el cerebro.

LEER MÁS: El polémico audio que se filtró del DT de Rosario Central contra los dirigentes

Dvalishvili, quien había dominado los dos asaltos previos, no se rindió. En cambio, optó por resistir la presión a pesar de que quedaba casi un minuto del asalto. Al sonar la chicharra que anunciaba el final del round, el georgiano yacía en la lona y lucía inconsciente, pero nunca se rindió.

Sin embargo, cuando todo parecía indicar que había sobrevivido el tercer asalto y que el combate se decidiría en las tarjetas, el anunciador indicó que el árbitro Liam Kerigan había detenido el combate al final y declaraba ganador a Simon por nocaut técnico ante la sorpresa de los miles de espectadores reunidos en el Boardwalk Hall

Las reacciones no se hicieron esperar y uno de los que criticó duramente la decisión de los oficiales fue precisamente Dvalishvili. "Me tumbó y no me pude mover. Decidí simplemente esperar, porque era poco tiempo lo que faltaba (para concluir el round)", sostuvo a la prensa luego del encuentro.

"Cuando se terminó la pelea, estaba cansado, pero sabía que había ganado. El doctor me pidió que me quedara acostado y así lo hice. No sé por qué le dieron la pelea a él. Siento que gané. No perdí la pelea", agregó. Sin embargo, Simon aseguró que su oponente se desmayó. "Fue un final un poco confuso. Pero me levanté, lo miré y él (Dvalishvili) estaba ido, fuera de competencia", subrayó.

LEER MÁS: La Selección Santafesina de la fecha 24 de la Superliga

Mientras, dos árbitros especializados en artes marciales mixtas coincidieron en que el ganador del encuentro debía ser Simon, aunque la decisión oficial debía ser sumisión técnica y no nocaut técnico. "Pienso que estaba claro que al final del encuentro, cuando la campana sonó, Dvalishvili estaba inconsciente. Quizás antes", sostuvo el veterano referí Marc Goddard, quien se encontraba en ringside como parte como parte de la comisión atlética del estado de Nueva Jersey.

Con el resultado, Simons elevó su marca en 13-1, mientras que Dvalishvili pone su récord en 7-4.