Ovación
Jueves 31 de Mayo de 2018

Norteamérica y Marruecos ingresaron en la recta final para organizar el Mundial 2026

La oferta conjunta de Estados Unidos, Canadá y México tendrían muchas posibilidades de ser la opción elegida por el Congreso de FIFA, a celebrarse el 13 de junio en Moscú.

Las dos candidaturas a organizar la Copa del Mundo de 2026 entraron en una frenética recta final, a la espera de un informe potencialmente decisivo sobre su idoneidad. La oferta conjunta de Canadá, México y Estados Unidos es la favorita para ganar cuando las asociaciones que integran la FIFA voten en el Congreso de Moscú el 13 de junio, un día antes del partido inaugural. Sin embargo, Marruecos es un rival fuerte, a pesar de las grietas que existen en su potencial base de apoyo.

El respaldo que espera Marruecos de África alcanzaría los 54 votos (de un total de 211), pero parece que en los últimos días el bloque se fue resquebrajando y los marroquíes no contarían con la totalidad del apoyo en su propio continente.

Por ejemplo, Liberia anticipó que votará por una "candidatura de unidad", mientras que el Gobierno de Sudáfrica advirtió a su asociación de fútbol que no apoye a Marruecos, país con el que mantiene tensas relaciones diplomáticas.

Marruecos envió la semana pasada a Johannesburgo a Hicham El Amrani, su jefe de candidatura, para reunirse con los presidentes de las federaciones regionales. Jim Brown, ex director de competiciones de la FIFA que está a cargo de la propuesta norteamericana, lo hará este fin de semana, intentando buscar nuevos respaldos.

También es vital para el proceso el informe de evaluación de las ofertas que la FIFA publicará antes del Congreso, posiblemente en los próximos días. En abril, la FIFA envió a sus evaluadores a Ciudad de México, Atlanta, Toronto y Nueva York, y luego a cuatro de las sedes propuestas por Marruecos.

Las inspecciones de anteriores candidaturas eran consideradas simbólicas, pero una revisión de las bases de licitación permite que el equipo evaluador descalifique una candidatura antes de que la votación tenga lugar.

Esto se debe a que el Mundial 2026 será disputado por 48 selecciones por primera vez, lo que pondrá más a prueba la capacidad de un país organizador.

Este es el punto fuerte de la oferta conjunta de América del Norte, que con sus 23 sedes posiblemente le permitirá a la FIFA lograr récords de asistencia e ingresos, algo que cada vez es más vital para el organismo rector del fútbol mundial.

La apuesta de Marruecos se basa fuertemente en la pasión del país por el fútbol, un tamaño relativamente compacto, su proximidad a Europa, el clima y el atractivo emocional que implica realizar un segundo torneo en el continente después de Sudáfrica 2010.