Ovación
Domingo 15 de Julio de 2018

Novak Djokovic es el nuevo rey de Wimbledon

El serbio, que el año pasado se fue lesionado antes de presentarse en cuartos de final, derrotó al sudafricano Kevin Anderson 6-2, 6-2, 7-6 (3) y conquistó el título en All England

Novak Djokovic estaba desconsolado y lesionado cuando se fue de Wimbledon hace un año, tras renunciar en los cuartos de final debido a dolores en el codo derecho que posteriormente le tendrían que operar.


El serbio se sintió tan desanimado por su eliminación en el Abierto de Francia el mes pasado que impulsivamente prometió que no acudiría a los torneos sobre césped.


Afortunadamente para él no cumplió esa promesa. Ahora está de nuevo a su mejor nivel y es campeón de Wimbledon por cuarta ocasión. Djokovic puso fin a una sequía en los Grand Slams que se extendió más de dos temporadas, luego de alcanzar una pronta ventaja el domingo sobre el sudafricano Kevin Anderson, resistir y vencerlo 6-2, 6-2, 7-6 (3).


"Tuve muchos momentos de duda", afirmó Djokovic, "y no sabía si realmente podría recuperarme a un nivel para competir".


Anderson casi logró extender el partido al hacerse de cinco puntos para set, lo que habría obligado a disputar una cuarta manga. Sin embargo, Djokovic se mantuvo firme y se recuperó en esos cinco, y luego fue superior en el desempate como lo fue durante la mayor parte de la soleada tarde.


Es el 13er major para Djokovic, el cuarto total más grande en la historia del tenis de hombres, detrás de los 20 de Roger Federer, 17 de Rafael Nadal y 14 de Pete Sampras.


Pero es también el primero de Djokovic desde que logró un Grand Slam en su carrera en el Abierto de Francia de 2016.


Después de ese torneo, el serbio pasó apuros con la primera gran lesión en su carrera, la cual lo obligó a guardar descanso el segundo semestre de 2017. Finalmente fue operado en febrero de este año, y a medida que acumulaba derrotas, descendió de los primeros 20 del ránking por primera vez en más de una década.


Actualmente en el 21er sitio de la clasificación, Djokovic es el jugador con menor posición allí en ganar Wimbledon desde que Goran Ivanisevic lo logró en 2001.


Bajo un pálido cielo azul interrumpido solamente por alguna nube minúscula ocasional y la temperatura en 30 grados centígrados (86 Fahrenheit), Djokovic arrancó muy bien, mientras que Anderson se veía bastante errático.


"Los primeros dos sets", reconoció Anderson, que jugó tenis en la Universidad de Illinois, "Novak me dio bastante duro".


Eso podría haber sido fácil de anticipar. Después de todo, esta fue la 22da final para Djokovic en un Grand Slam, mientras apenas la segunda para Anderson, segundo lugar en el U.S. Open del año pasado y quien aspiraba a convertirse en el primer sudafricano que gana Wimbledon.


Además, Anderson podría tener como excusa que estaba exhausto. Su partido de semifinales fue el segundo más largo en la historia de los Grand Slams, al extenderse más de seis horas y media hasta que superó a John Isner 26-24 en el quinto set. Y eso después de que venciera a Federer en los cuartos de final con otro quinto set que se alargó 13-11.


"Definitivamente no me siento tan fresco ahora como cuando comenzó la semana", afirmó Anderson.


El sudafricano se veía tan errático que Djokovic ganó ocho de los primeros 10 games a pesar de que sólo se apuntó dos winners. No necesitó más, porque en ese período Anderson le regaló 15 errores no forzados.


Durante poco más de una hora, el partido estaba tan desequilibrado que los espectadores comenzaron a animar a Anderson, tal vez con la esperanza de disfrutar más tenis por el precio de sus boletos, los cuales costaban 210 libras (unos 275 dólares).


Cuando Anderson devolvió una volea a la red y con ello puso fin al partido, Djokovic exhaló de alivio. Después de que se estrecharon la mano, el serbio se inclinó a cortar un poco de pasto y echarlo a su boca, para saborear el triunfo.


"El pasto sabía muy bien", bromeó Djokovic, que hizo lo mismo tras obtener sus títulos de Wimbledon en 2001, 2014 y 2015. "Este año tomé una porción doble para deleitarme".