Ovación
Miércoles 29 de Noviembre de 2017

Otra gran actuación de Regatas en el último Argentino de remo

El Lagunero fue uno de los representantes santafesinos en el último nacional, del que también participaron equipos de otros países realzando el nivel. Los resultados de los valores nacidos en la Ciudad de Garay

Recientemente se realizó en la pista nacional de Tigre, Buenos Aires, una nueva edición del Campeonato Argentino de Remo, que contó con la participación de más de 900 valores de casi todas las provincias y también de otros países. Este último dato le terminó dando todavía más nivel a una cita esperada por los más acérrimos fanáticos de este deporte.

El Club de Regatas de Santa Fe viajó con un equipo conformado por 12 integrantes y seis tripulaciones para competir. Ellos fueron: Santiago Truchet, Carolina Leonhardt, Lucas Luraschi, Benjamín González, Mateo Costa, Bautista Barreto, Emanuel Trucco, Francisco Chamorro, Bruno Rosati (acompañante), Darío Costa (acompañante), Renata Borzone (acompañante) y Mauro Hoyos (entrenador).


Como ya es habitual, los santafesinos –hubo también otros valores, como los de la Escuela Tupá– viajaron en la verde, llevando los botes (dos doble par y dos singles), además de retornar con una nueva adquisición (una batea de competición) en el tráiler de club. Partieron desde la capital de la provincia un día antes de las eliminatorias que se corrían el jueves, algo que por momentos fue puesto en jaque por una fuerte tormenta que demoró el traslado; sin embargo, llegaron a horario para alojarse en el Tigre Boat Club.

Salieron a escena
—Single inicial masculino: Santiago Truchet compitió en esta categoría, liderando la eliminatoria en el inicio, pero a los 1.000 metros fue superado por un exponente de Paraná Rowing Club. No conforme con su actuación, Santiago corrió el repechaje donde comandó la prueba de principio a fin. Esto le permitió meterse en la final. Allí la prueba fue muy reñida y de paridad absoluta. Incluso hasta los 1.000 metros no se distinguía una línea clara entre los puestos. Fue ahí cuando un remero del Club Náutico Villa Constitución se despegó del grupo y Santiago lo siguió hasta cortarse, manteniendo una pequeña diferencia con su rival que pese a los innumerables intentos no pudo achicar. Fue un mano a mano que deparó una recompensa de 2º para erigirse en subcampeón nacional de la categoría.

Remo.jpg

—Single intermedio masculino: Santiago Truchet también compitió en una categoría un nivel superior para proyectar el próximo año. Fue así como corrió la eliminatoria alcanzando el 3º lugar y luego lo hizo en el posterior repechaje en busca de un lugar en la final. Fue una regata exigente y peleada entre seis clubes donde solo había lugar para cuatro. Fue allí donde Santiago quedó fuera por menos de tres segundos, aunque no fue un motivo de enojo ni mucho menos, ya que se exigió al máximo factor que le permitió codearse con los mejores.

—Single inicial femenino: Carolina Leonhardt se consagró campeona nacional. Fue directo a la final contra rivales con las que compitió todo el año, además de algunas nuevas. En cuanto al análisis, Carolina salió errando palas debido a una mala largada del pontonero (por el viento cruzado que había el bote salió sin estar correctamente alineado), pero mantuvo la calma, y a partir de los 100 metros pisó el acelerador y metió adelante sin mirar a nadie. Fue seguida de cerca por una chica del Club Náutico Ensenada, que luchó por quitarle el primer puesto durante los 2.000 metros, pero no le alcanzó, ya que Caro no aflojó y se antepuso a todos los ataques. De esta manera atesoró el 1º lugar, segunda conquista consecutiva para Regatas en la categoría.

Remo 2.jpg

—Doble par menor masculino: Mateo Costa y Bautista Barreto salieron a dar lo suyo con apenas un mes de entrenamiento como federados. Disputaron las eliminatorias donde salieron con unos tremendos 500 metros, pero por la falta lógica de técnica, fueron alcanzados y finalizaron quintos. También corrieron el repechaje con la misma estrategia, pero esta vez manteniendo la idea para lograr clasificar a la final con un 4º puesto. En la última instancia quedaron en el 6º puesto de la general.

Remo 3.jpg

—Doble par Junior Masculino: Lucas Luraschi y Benjamín González corrieron las eliminatorias de esta fuertísima categoría. Luego de una partida contra las boyas obtuvieron el 3º lugar, pero solo clasificaba el primero, por lo tanto les tocó correr nuevamente por la tarde. Decididos salieron a obtener el mejor resultado contra un club del exterior y cuatro nacionales. Iniciaron con una velocidad mantenida, pero en los 1.000 metros el 3º y 4º puesto aún no estaban indefinidos y los chicos intentaron atacar y, en un final muy cerrado, quedaron fuera de la final.


Vale resaltar que Benjamín tuvo un cuadro de sinusitis que lo privó de seguir en la competencia. Por lo que uno de los botes más fuertes no solo se quedo sin la final A sino también sin final B, debido a una infección que luego afectaría a varios remeros más del equipo.

Doble par intermedia masculino: Emanuel Trucco y Francisco Chamorro fueron parte del equipo intermedia que entrenó durante el año y que, debido a lesiones, trabajo y estudio no pudieron correr en un cuádruple par y unos dos largos sin timonel. De igual modo optaron por jugársela. Les tocó rivales muy fuertes y, al no tener eliminatorias, la estrategia era salir lo más fuerte posible y aguantar. Así fue como salieron junto con el grupo y en los 1.000 dos clubes cambiaron el ritmo y se separaron. Ambos se preocuparon por mantener un ritmo regular para atacar sobre el final; sus rivales mantuvieron distancia y sobre el sprint final otro club los superó. Tuvieron una performance técnica excelente, pero faltó la chispa para prender la pólvora y por eso debieron conformarse con el 4º puesto.

Remo 4.jpg

"Como siempre, de todos los resultados aprendemos. Yo como entrenador y los chicos como remeros, como deportistas, pero lo más lindo de cada nacional es verlos crecer como personas. En este viaje me tocó verlos ayudar a los más nuevos, ver a remeros tranquilos por experiencia y compartir enseñanzas. Fue muy gratificante. Los próximos años del remo federado vienen difíciles, porque nos tocan categorías muy exigentes, pero todo lo difícil de lograr tiene recompensas únicas y es ahí donde la pendiente que sube parece infinita; donde alcanzar a los rivales de las categorías más altas parece imposible. Ahí es donde yo miro para atrás y me río, porque si este grupo de pibes pegó este salto, no tengo duda de que van a poder dar el próximo. Son tremendos y vamos a exigirlos un poquito más. Va a ser divertido", recitó el entrenador, Mauro Hoys.