"Estamos tranquilos y ansiosos por este partido. En Resistencia la gente la verdad que es muy amable y están contentos con nosotros por todo lo que se está haciendo", reconoció el lateral derecho de Sarmiento, Pablo Cuevas, rival de Unión este domingo en el estadio Florencio Sola, a las 20.10 y con arbitraje de Facundo Tello, por los 16° de final de la Copa Argentina.

En diálogo con la 96.7 La Radio del Fútbol en Santa Fe, el jugador dio detalles de cómo fue el trabajo previo para llegar a este partido: "Tuvimos una pretemporada larga, con una semana en Paraguay jugando amistosos con equipos de Primera, pero quizás nos está faltando un poco de ritmo de competencia. Así y todo, nos estamos preparando para este nuevo desafío, que seguramente será un partido aparte".

LEER MÁS: Matías Fritzler ya se entrenó con normalidad en Colón

"Sabemos lo que significa y lo que es la Copa Argentina para Sarmiento. Si bien es cierto que venimos de hacer un gran partido ante Racing (al que eliminó en el mismo escenario del cotejo ante el Tate por 1-0), todos son aparte y el de ahora no será la excepción. Son todos distintos, por eso nosotros trataremos de hacer nuestro juego", agregó.

El elenco chaqueño dio uno de los batacazos al dejar en el camino a Racing, que estaba justo en un buen momento, y por eso dejó en claro que no fue producto de la casualidad sino que "salimos con la mentalidad de no perder; de mentalizarnos en que siempre podemos y por eso tenemos muchas ilusiones de alcanzar un buen resultado".

LEER MÁS: "Los Clásicos no se pierden y uno debe estar mucho más atento"

Además, vaticinó que poco a poco conocen los movimientos del Tate: "Estamos viendo videos para entender cómo atacarlos y defendernos. Le daremos lucha y para eso nos estamos preparando. Hace dos o tres semanas que estamos trabajando para este partido".

Cuevas surgió de las divisiones inferiores de Colón. Incluso formó parte del equipo que logró el ascenso en 2014 de la mano de Reinaldo Merlo. En ese sentido, puede que sea un partido especial, pero él se encargó de admitir todo lo contrario: "Sigo sintiendo cosas por Colón, porque es el que me vio nacer en el fútbol y que me dio la posibilidad de ser profesional. Pero lo tomaré como un partido más, con la responsabilidad que se merece este tipo de instancias y hacer todo para que el club en el que estoy sienta que di todo".

LEER MÁS: La agenda cargada de Colón arranca en Rosario

"Me fui en su momento de Colón porque no estaba teniendo ritmo futbolístico. Hablé con (Eduardo) Domínguez varias veces y le dije que necesitaba jugar. Entonces me dijo que quizás lo mejor era hacerlo en otro lugar para tener más continuidad, porque tenía todo para ser jugador de Primera. Fue así como decidí salir del club para encontrar un puesto. Ya no sigo más ligado a Colón. Me quedaba un año más, pero acordé con la dirigencia quedar en libertad. Todo jugador quiere estar en Primera y por eso no pierdo el sueño de regresar. Hoy me toca estar acá y ojalá pronto pueda hacerlo", agregó.