Más allá de lo deportivo, este sábado se juega otro partido en lo que será el choque entre Patronato y River Plate, cotejo que se disputará desde las 21.30 en el estadio Grella por la 19° fecha de la Superliga y que contará con el arbitraje de Andrés Merlos.

Ese "otro" partido se da en la previa al cotejo como así también durante el desarrollo del mismo. Es que los hechos acontecidos este viernes, cuando atentaron contra el domicilio del vicepresidente primero del club, Nélson Rolandelli, sacaron de contexto el partido. No solo se piensa en lo futbolístico. Sino en la barra, y en la violencia que puede ejercer un sector de los simpatizantes.

En la mañana de este sábado se conoció la versión de una posible amenaza de bomba en el estadio de Patronato. Cabe destacar que a River ya le tocó vivir esta historia en condición de visitante en partidos anteriores, por lo que los cotejos debieron arrancar más tarde debido a los controles de rutina que debe hacer la policía.

Pero la posibilidad de algún llamado intimidatorio hacia el club fue desmentido desde la propia institución. "Es mentira lo del llamado y amenaza de bomba", dijo Luis Albarracín, Jefe de Seguridad del club Patronato, quien a su vez reconoció que a raíz de los sucesos de violencia que padeció un directivo del club "todo puede pasar, por lo que esperamos el llamado".

"Pero no bajaremos los brazos en esta lucha que llevamos para erradicar la violencia. Que le gente venga tranquila a la cancha. Si hay algún llamado se trabajará en consecuencia con las fuerzas de seguridad", agregó el comisario retirado.