Ovación

Prediger habló de Tigre y la polémica no presentación de Colón ante Rafaela

El volante de Tigre, rival de Unión el próximo lunes por la 22ª fecha de la Superliga, confió en la posibilidad de mantener la categoría y sorprendió con otras revelaciones

Jueves 07 de Marzo de 2019

Sebastián Prediger siempre estuvo en el ojo de la tormenta después de la no presentación de Colón en el partido ante Atlético de Rafaela en 2013 por recomendación del secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi. Se vivían momentos muy complejos en el Sabalero, signado por una debacle económica durante la gestión como presidente de Germán Lerche que luego repercutió en lo deportivo.

Producto de eso el club fue sancionado con quita de puntos y con el castigo de no poder incorporar jugadores en el siguiente torneo. Luego es historia conocida, con la campaña colosal de Diego Osella con los jugadores que se quedaron y el desempate, paradójicamente, ante la Crema, con el consumado descenso.

Justamente la deuda con el volante era grande y se terminó alejando. Hay hinchas que lo castigan por eso y otros ya lo pusieron como cosa del pasado. Hoy Prediger es uno de los valores importantes de un Tigre que lleva tres victorias en fila y sueña con mantener la categoría. Justamente este lunes, a partir de las 19, recibirá a Unión por la 22ª fecha de la Superliga en un duelo de alto impacto.

Aunque fiel a su estilo, Perro contó en diálogo con Sol 91.5, que pese a todo sigue los pasos del Sabalero, mucho más después de las horas convulsionadas que se suscitaron con la renuncia como DT de Julio Comesaña: "Estuve leyendo, porque siempre sigo a Colón y es complejo dar mi opinión desde este lugar. Entonces hablar desde afuera sería quizás echar más leña al fuego. No sé por qué dijeron esas cosas, puede que en momentos de calentura donde no se puede controlar la ansiedad y es complicado volver atrás. Por ejemplo con lo de (Eduardo) Domínguez que se vio por televisión (el exabrupto: "son unos cagones") y no sé bien a quién se lo dijo. Después con las redes sociales se expandió. Estaba claro que a partir de ahí no había vuelta atrás, porque la repercusión fue negativa".

Pero luego de eso, volvió a referirse sobre el polémico partido que no fue ante Atlético Rafaela, con un Marchi como foco: "Me tocó hablar un par de veces de este tema y sinceramente no creo que nosotros hayamos sido responsables directos de no salir a jugar. Jamás pensamos eso, solo seguíamos órdenes e instrucciones de cosas que iban a pasar. Puede que haya habido ingenuidad de parte nuestra en no conocer el reglamento. Es la única realidad. Nos tocaba jugar contra Rafaela, quien tenía chances de ganar, pero nosotros teníamos un gran equipo también. Desde Agremiados nos dijeron que era lo mejor que podíamos hacer en ese momento, que el partido se iba a jugar al otro día y un montón de otras cosas".

"Lo vi (a Marchi) después en reuniones de AFA, pero nunca tocamos el tema realmente. Fue más que nada algo grupal. El que lo ve de afuera piensa que uno como jugador estaba diciendo qué hacer. Nosotros solo escuchamos, nada más. El garante en ese momento fue él. Lo único que puedo decir, pese a que es algo que ya no se puede recuperar, es que confiamos en lo que nos estaban diciendo. No creó que nos haya mentido, sino que no pudo lograr la idea primaria y Colón terminó perdiendo los puntos. Eso sí, todos queríamos jugar ese partido. Después cuando vimos lo que decían los artículos y demás nos dimos cuenta que fue un cagadón", agregó. 

Pero eso no fue todo: "Está claro una cosa; los que pagamos fuimos los jugadores y el club. A quién querían perjudicar no sé, lo juro por mis hijos. Nosotros no cobrábamos nunca y supuestamente esto podía ser una forma de darle un corte definitivo para bien. Cuando terminó ese momento nos dimos cuenta que fue un gran error".

Luego se metió de lleno en el presente, con un Matador que necesita sumar: "Desde que estoy acá, empatamos y perdimos partidos increíbles. Debemos ser el que más goles hace y el que más recibe también. Es rarísimo. Rescato la dignidad de ir al frente. Si me tocara perder, prefiero que sea de esta manera, yendo al frente y con personalidad y no siendo abatido por el rival. Sacando un par de ejemplos, siempre hicimos méritos para tener más. Pero no ponemos excusas y pese a todo estamos vivos".

En el final, avisó: "Salimos a la cancha sabiendo que solo nos queda ganar. No es fácil afrontarlo. La presión es mucha. Tanto es así como hoy tenemos que clasificar a la Sudamericana para salvarnos del descenso".

¿Te gustó la nota?