Si bien los elementos se fueron recabando después de la suspensión del partido entre Colón y Vélez, algunas declaraciones y testimonios de los protagonistas pintan un panorama de lo que vendrá.

Este lunes se inicia una semana decisiva para la dirigencia rojinegra, que intentará presentar el mejor descargo para atenuar una sanción que podría ser grave en varios aspectos.

Por el momento, los únicos registros por diferentes medios que se fueron viendo son los del Subsecretario de Coordinación de Políticas Preventivas, Fernando Peverengo, y el propio presidente José Vignatti a diferentes medios capitalinos.

Para la nueva dirigencia de la Superliga este es el primer expediente complicado que deberá resolver, pues más allá de inconvenientes con jugadores e hinchas puntuales en algunos partidos, es el primer encuentro que se suspende por este tipo de accionar de los barrabravas.

LEER MÁS: El trasfondo en torno a las bombas arrojadas en el partido de Colón apunta a Rusia 2018

Así como el propio Vignatti eligió charlar con medios importantes de Buenos Aires, desde la señal de TyC Sports en las últimas horas comenzó a deslizarse la sanción que le podría caber a los rojinegros.

Entonces, se menciona que el partido entre Colón y Vélez va a continuar, con la obligación del equipo santafesino de pagarle los gastos de traslado y estadía a los velezanos.

LEER MÁS: Desde Seguridad, cuestionan el destino de las "500 entradas protocolares" que entrega Colón

Además, Colón debería pagar una multa de 500 entradas ($135.000 aproximadamente) por los próximos seis partidos y tal vez la más dura para los hinchas: suspensión del estadio por los próximos dos o tres partidos, con lo cual no tendrán la posibilidad de ver a su equipo hasta después del Mundial.

En Santa Fe, además de este partido inconcluso con Vélez, a Colón le resta enfrentar a Patronato (lunes 23 de abril, a las 19) y River (lunes 7 de mayo, a las 21.15).