Ovación

River volvió a eliminar a Boca y jugará la final de la Libertadores

El equipo de Gallardo perdió 1 a 0 en la Bombonera, sufrió como nunca pero de nuevo sacó del medio a su clásico rival, ahora para ser finalista.

Miércoles 23 de Octubre de 2019

El festejo fue nuevamente de los jugadores millonarios. La tristeza de los xeneizes. Además, fue todo en el césped del eliminado. River nuevamente le copó la parada a Boca en la Copa Libertadores, saboreó ese gusto único de amargar al clásico rival en su propia cancha y, en este caso, en una instancia de semifinales. Pero esta vez la sensación fue de desahogo más que nada, porque el equipo de Gallardo sufrió como nunca. De hecho perdió 1 a 0 y su celebración tuvo que ver con el impecable 2 a 0 en el Monumental. El aplauso cerrado de toda la Bombonera habló también de ello. No hubo épica de un lado ni catástrofe del otro. Un partido de fútbol, al cabo. Una imagen que transmite buenos valores, amén de que fue en Núñez donde se prolongó la alegría.

River hizo valer en definitiva su jerarquía. Es tanta la que tiene como equipo que aún dejándole la iniciativa a Boca durante prácticamente todo el partido, le alcanzó. El equipo de Gallardo jugó mucho menos de lo que puede. El de Alfaro llegó hasta el límite de lo que debía ante tamaño oponente y sólo le alcanzó para concretar uno de los varios tiros libres que generó, sin nada de otro mundo.

Embed

Boca hizo el gasto, presionó, fue más decidido a las divididas y River siempre se quedó en amagues de lo que pudo ser y no fue, o no lo dejaron. Claro que el local dependió de Carlos Tevez, un ídolo que ya ni era considerado por el DT y encima llegó con lo justo desde lo físico, y al cabo esa fue una desventaja que pesó, sobre todo cuando ya pasado el meridiano del complemento su equipo se iba quedando sin respuestas.

El gol llegó en una de esas tantas pelotas paradas un tanto lejos del área, que cabeceó Lisandro López y entre Zárate y Hurtado la empujaron al gol. Faltaba poco. Hubo un cabezazo desviado de Mas y una intención de Villa, opciones tan esforzadas como todo lo que hizo Boca.

¿Lo dejó River? ¿Lo forzó Boca? Lo cierto es que el equipo de Gallardo se quedó en insinuaciones de su fútbol, por momentos pareció indolente, sobrando la situación, sintiéndose que con eso le alcanzaba.

Y así fue en realidad, aunque jugó en la frontera que pudo pagar caro. Al cabo, se fue feliz de la Bombonera y hoy mirará Flamengo-Gremio para conocer a su rival en su 7ª final de la Libertadores. Gallardo lo hizo de nuevo también (5 de 5 mano a mano) y poco le importará si esta vez no lució, ni si en medio de su desahogo escuchaba los aplausos de los hinchas locales. Postales de la noche en que River otra vez le tomó la copa a Boca.

Flamengo, con leve ventaja

Flamengo, que fue campeón en 1981 de la Copa Libertadores, liderado por el inolvidable Zico, buscará llegar a una nueva final tras 38 años cuando reciba a Gremio, tricampeón del torneo, esta noche, a las 21.30. La semifinal de ida terminó 1 a 1. Por lo tanto, si empatan 0-0 será finalista Flamengo por el valor doble del gol que anotó de visitante. El desquite se disputará en el estadio Maracaná con el arbitraje de Patricio Loustau.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario