Ovación

Rubén Rézola recibió un sentido reconocimiento en El Quillá

El palista santafesino Rubén Rézola fue reconocido por las autoridades del Club Náutico El Quillá por haber afrontado sus terceros Juegos Olímpicos.

Domingo 19 de Septiembre de 2021

El palista santafesino Rubén Rézola es uno de los deportistas de elite con gran reconocimiento a nivel mundial, viene de competir en sus terceros Juegos Olímpicos en Tokio. Con 30 años, previo a ello había intervenido anteriormente en Londres 2012, cuando –junto al barilochense Miguel Correa- logró la quinta colocación (diploma olímpico) en la final de la K2 200 metros. En Río de Janeiro finalizó 16° en los K1 200.

El talentoso y humilde deportista de nuestra capital quedó séptimo en su semifinal en Tokio, firmó sobre el recorrido dispuesto en el Canal Sea Forest de la capital japonesa un tiempo 36s. 552/1000. Terminator Rézola, admirador de Diego Maradona y Michael Phelps, se subió al podio en los tres últimos Juegos Panamericanos: firmó plata en Guadalajara 2011; oro en Toronto 2015 (ambos en la modalidad K2 200) y bronce en Lima 2019 (K1 200).

image.png
Diego Silva, Cacho Roteta, Rubén Rézola, Enrique Serrao y Miguel Minella, en una ceremonia muy merecida para el palista de El Quillá.

Diego Silva, Cacho Roteta, Rubén Rézola, Enrique Serrao y Miguel Minella, en una ceremonia muy merecida para el palista de El Quillá.

No cabe ningún tipo de dudas, que Rubén Rézola es motivo de orgullo para el deporte argentino, santafesino, y para el del Náutico El Quillá. Justamente, con muy buen tino, la entidad del parque General Manuel Belgrano, en una breve ceremonia, realizó un reconocimiento al palista olímpico, con la entrega de una plaqueta, lo cual fue muy recibido por el especialista en canotaje.

La ceremonia fue encabezada por el presidente de la institución, doctor Enrique Serrao, Miguel Minella capitán general, el director general deportivo Cacho Roteta, y el ingeniero Diego Silva, presidente de la subcomisión de canotaje, más chicos que practican esta disciplina en la entidad ubicada a la vera del lago del Parque del Sur, junto a sus padres. No caben dudas, que más allá de lo que se le entregó, el gesto del club fue muy acertado, porque Rézola es un símbolo de trabajo, compromiso, disciplina, y mucho entrenamiento, para llegar a ser un destacado deportista con tres juegos olímpicos en el lomo.

"Para nosotros es un día muy especial porque tenemos al máximo deportista que representa a nuestro club. Hemos tenido la suerte de que fueron sus terceros juegos olímpicos, en el cual no solo representó al Club Náutico El Quillá, a los santafesinos, sino que a los argentinos. Es un verdadero orgullo para todos nosotros, por eso le hacemos un humilde homenaje a este gran remero que tenemos el gusto de tener en el club. Rubén es un ejemplo a nivel deportivo y a nivel humano" comenzó expresando Cacho Roteta, director general deportivo de El Quillá.

El presidente de la institución, doctor Enrique Serrao, sostuvo que "fíjense lo que son las historias, Rubén ha sido siempre un petardo, muy difícil de controlar, entonces siempre en las reuniones de comisión directiva que lo quería echar. Y vino un directivo, que desgraciadamente falleció hace un tiempo, y le prohibió la entrada. Entonces pasó el tiempo, Rubén comenzó a tener estas destacadas actuaciones, y los demás dirigentes le decían, elegiste justo al tipo para no dejarlo entrar. Así que conozco la historia de Rubén desde hace mucho tiempo, y sos sin dudas, motivo de orgullo para El Quillá".

Un merecido reconocimiento

Rubén Rézola, visiblemente emocionado manifestó que "nos tengo más palabras para decir porque en cualquier momento me largo a llorar. Ver esa plaqueta, que nunca me imaginé en mi vida, es algo que no creía que iba a recibir, porque de chico siempre fui un petardo, siempre fui tenaz, y eso sumado a mi convicción y la gente que me ha tocado estar al lado mío fue lo que llevaron a querer al club. Me eduqué en este club, y para mí eso es impagable. Por eso creo que es tan importante el deporte cualquiera sea el que se elija".

El palista santafesino remarcó que "esta más que mi segunda casa, es mi primera casa, así que los valores que me han transmitido acá no son fácil de conseguir. Estoy agradecido a todos ustedes que están acá, porque siempre me han marcado el camino. Los padres de los chicos del club que siempre se hacen cargo de todo, porque yo soy un poco la figura, vengo a entrenar, y no hago el esfuerzo que hacen los padres acá para acompañar a los chicos".

image.png
El mayor reconocimiento para Rubén Rézola, el legado que deja en las nuevas generaciones que practican canotaje en la entidad del sur de la ciudad.

El mayor reconocimiento para Rubén Rézola, el legado que deja en las nuevas generaciones que practican canotaje en la entidad del sur de la ciudad.

"Me gustaría seguir colaborando con el club en lo que pueda, ahora estoy en un proceso de readaptación para ver si mi carrera sigue, si tengo la posibilidad de estar en otro juego olímpico, eso lo determinará el tiempo. Creo que lo he disfrutado mucho siempre, es muy bueno poder estar en la historia del club, para mi es un gran honor ser uno de los máximos exponentes de El Quillá. Es algo que siempre tuve en la mente, al ver la estatua de Pedro A. Candioti, y me di cuenta de eso, cuando me empezaron a llamar tiburón".

En el mismo sentido, expresó que "para mí es un gran orgullo estar acá en el club, disfruto de cada momento, más allá de los resultados, todos saben cómo entreno, como trabajo, y lo que le dedico a venir a remar. He tenido buenos resultados, pero eso no es lo más importante, ya que lo más trascendente es poder disfrutar, valorar lo que ha alrededor nuestro, y siempre saber que hay mucha gente que a uno lo ayuda para poder ser un deportista, en mi caso olímpico, desde mi mamá, toda mi familia, mis amigos, y la gente que me quiere".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario