Secciones
Santa Fe

Santa Fe: el nuevo rol de Agustín Chiqui Bossio

En Santa Fe, el ex Patronato y Atlético Paraná le puso punto final a su carrera y abrió una nueva etapa . Dirige una categoría formativa en El Quillá.

Jueves 09 de Abril de 2020

Agustín Bossio le puso punto final a su carrera como futbolista en Santa Fe. Una lesión en su rodilla aceleró el retiro del arquero que integró los planteles de Patronato que logró los ascensos del Torneo Argentino B al Argentino A y de la Primera B Nacional a la máxima categoría del fútbol argentino. Chiqui colgó los botines, pero continúa con los guantes. Se mantiene dentro de la industria de la redonda, pero desarrollando un rol formador en el ámbito de la Liga Santafesina de Fútbol.

Bossio
En Santa Fe, Bossio dirige una categoría formativa

En Santa Fe, Bossio dirige una categoría formativa

“Estoy dirigiendo la categoría 2008 en Náutico El Quillá. A su vez estoy entrenando arqueros en Juventud Unida de Candiotti, un equipo que está en la división de ascenso de la Liga Santafesina. A este equipo voy dos veces a la semana. De esa manera continúo relacionado con el fútbol”, contó Bossio a Ovación.

El arquero que realizó inferiores en Colón de Santa Fe confesó que a inicios de años adoptó la decisión de abrir una nueva etapa en su vida. “Tenía un par de posibilidades para seguir atajando, pero no me sentía como esperaba. La premisa era seguir jugando siempre y cuando me sintiera bien. No quería estar renegando, sufrir molestias ni dolores. Al no sentirme como quería, decidí dejar. Fue una cuestión de salud”, se lamentó.

Su ciclo en Atlético Paraná en la temporada 2017/18 del Torneo Federal A fue su última experiencia dentro de un campo de juego. A partir de ahí se abocó a la recuperación de una lesión que lo tuvo a mal traer. “En los últimos dos años estuve abocado al tema de la rodilla. Vi diferentes especialista hasta que en Buenos Aires llegué adonde me encontraron el problema que tenía. Me volvieron a operar y realicé una rehabilitación larga. Viajaba a Buenos Aires una vez al mes para los controles y la rehabilitación la realicé en Santa Fe. Ahora para la vida normal estoy fantástico, no tengo problemas, pero lamentablemente para el nivel que necesita un arquero me producía molestias”, remarcó.

PRIMERA CHANCE. Agustín Bossio podrá registrar mañana sus primeros minutos oficiales en la temporada 2015 en Patrón. Foto: UNO/Mateo Oviedo
Agustín Bossio en su paso por Patronato

Agustín Bossio en su paso por Patronato

Su función de arquero ya es parte del pasado. Bossio dio vuelta la página. Cambió de chip. Asimiló rápidamente su nueva función, aunque las sensaciones son extrañas. “Sinceramente es raro. Estoy desde afuera, es distinto. No tiene que ver una cosa con la otra. Hay que prepararse y es bastante raro porque hace poco que tomé la decisión de dejar de jugar cuando tenía la intención de seguir atajando un poco más. Son sensaciones extrañas, pero es lindo. Estoy entusiasmado, con ganas. Los chicos tienen mucha predisposición y eso es bueno. El entrenamiento de arquero es lo que más me tira y me hace sentir más seguro. Es arrancar, todo es experiencia, escuchar, aprender. Es otro camino, un camino nuevo y lo encaro con mucho entusiasmo”, resaltó

A lo largo de su recorrido en el profesionalismo, especialmente cuando formó parte del plantel profesional del Sabalero, Bossio convivió con grandes exponentes de la dirección técnica. De ellos capitalizó sus enseñanzas para transmitirla a sus dirigidos. “He tenido a grandes entrenadores, desde Coco Basile a Tata Martino, Pizzi, Falcioni, Osella. Entrenadores de elite, que han dirigido selecciones. A su vez tengo una gran relación con grandes entrenadores de arqueros. Tengo mucho apego con César Córdoba, Pedro González, Santiago Piccinini y Manolo Porpato”, enumeró.

“Cuando jugaba siempre me dijeron que de cada DT hay que sacar cosas y ahora me doy cuenta que es así. Cada uno tiene su impronta y manera de ver el juego. Además durante esta cuarentena el entrenador de El Quillá organiza videollamadas en las que hemos dialogado con Mario Sciacqua, entre otros. Son buenos esos encuentros porque interactuamos. Escuchamos, preguntamos, nos dan sus puntos de vista. Está bueno porque nunca se deja de aprender. Nunca es tarde para aprender”, aseveró.

Gato.jpg
Agustín Bossio tras sus pasos por Atlético Paraná.  

Agustín Bossio tras sus pasos por Atlético Paraná.

El aislamiento social preventivo y obligatorio no le permite a Chiqui tener contacto personal con sus dirigidos. De todos modos el seguimiento con los chicos continúa. “Les enviamos rutinas básicas para mantenerlos activos porque son chicos de 11, 12 años. Es muy complicado por el espacio físico que cuenta cada chico. Por eso tratamos de hacer rutinas simples y específica para mantenerlo activos desde el punto físico ya que es imposible hacerlo desde lo futbolístico”, describió.

Dentro de este escenario, mantener la motivación de los chicos es uno de los grandes desafíos. “Es complicadísimo, es lo más difícil de manejar”, subrayó. “Cada cabeza es un mundo y es difícil estar encerrado, no poder desahogarte y canalizar la idea. Para quienes estamos acostumbrados al entrenamiento diario es fundamental para mantener las ganas y motivación. Igual depende de cada uno. Te pueden ayudar y está bárbaro, pero uno tiene que tener el fuego sagrado y la cabeza dura par transitar estos momentos, no bajonearse y salir adelante”, profundizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación