"Hacía ocho meses que no estaba acá. La última vez fue para Navidad, ni Año Nuevo pasé, porque me fui el 28 de diciembre. Así que volví acá el 25 de julio. Pese a todo, la estaba pasando bien, no era como que no aguantaba más tampoco (risas). Igualmente, me venía bien después del intenso entrenamiento. Me recarga mucho de energías para empezar el año de nuevo estar con mi familia", le dijo en exclusiva a UNO Santa Fe el nadador santafesino Santiago Grassi, que pasa los días con su familia después de una exigente temporada representando a la Universidad de Auburn, Estados Unidos.

LEER MÁS: Los récords están para ser batidos

El formado en el Club Unión logró el salto de calidad en su carrera desde el momento que se radicó en la meca de la natación mundial en una prestigiosa casa de altos estudios. Tanto es así que el pasado domingo 8 de julio quebró el récord argentino de los 100 metros mariposa en un Grand Slam realizado en Atenas, Georgia, con un tiempo de 52"04/100. De esta manera sepultó el registro de 52"09/100 que estaba en su poder desde los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Es por ello que hizo un balance con UNO sobre todo lo que le está pasando deportivamente: "Lo último que estuve haciendo hasta ahora es para la Universidad. Lo hice en Conferencias en febrero y después en un Nacional en marzo en piletas de 25 yardas. Paso siguiente me puse a entrenar en piletas de 50 metros. En el verano de allá, que va de mayo a julio, lo que hay son torneos internacionales, algo para lo que haya que preparase como Mundiales, Juegos Olímpicos y Paranamericanos. Entonces uno pasa ese período preparándose. En mi caso, yo no tenía nada con la Selección, porque nuestro Sudamericano es en noviembre. Justamente lo que hice, para que sea más llevadero y también porque era lo que buscaba, me enfoqué en bajar mis marcas; de querer nadar rápido sin la presión de clasificar. Me propuse superar la marca del Panamericano de 2015 y salió. Entrené muchísimo con un grupo de entrenadores nuevo. En todas las pruebas anduve bien y con récord argentino. No es fácil y por eso mi satisfacción. Porque cumplí el objetivo, privándome incluso de ver a mí familia".

LEER MÁS: Julia Sebastián y Santiago Grassi recibieron una gran distinción

"Para mí la temporada ya terminó. Todavía me quedan competencias, como el Sudamericano de noviembre y el Argentino de diciembre. Pero en la Universidad arranco a entrenar pensando en febrero. Es complicado llevar los dos calendarios. Veremos qué es lo mejor. Lo hablé con el entrenador sobre estos compromisos y llegamos a un acuerdo para estar lo mejor posible, sin la necesidad de estar tan cansado", reconoció Santiago, de 21 años y que cursa la carrera de Márketing en Estados Unidos.

Romper el molde en otra especialidad que no sean los 50 y 100 metros mariposa era algo pendiente en su carrera, pero las cosas fueron cambiando en los últimos meses y Grassi se animó a más: "Había dejado de los 200 mariposa. Solo competía en los 50 y 100, entonces en un Juego Olímpico solo podía apostar a una prueba, porque los 50 no están. Cuando tuvimos que competir para Conferencias y los Nacionales, corrí un 50 libre y pasó que metí un buen tiempo y me dijeron que debería andar también en los 100 libre, entonces me cambiaron en el transcurso del torneo esta distancia por los 200 mariposa. Resulta que, cuando estábamos trabajando para un torneo de universidades, el entrenador nos anotó en un montón de pruebas, dos por día y en mi caso en algunas como los 200 libre que nunca hice. Nadé eso, los 100 libre, 50 y 100 mariposa y otra vez los 200 mariposa. Pero resulta que en esta última hice mi mejor marca por casi tres segundos, siendo una sorpresa para todos, porque era una carrera que ya la tenía olvidada".

"Y fue así como el entrenador me dijo que lo mejor era sacar el 100 libre y apostar por los 200 mariposa. Yo estuve de acuerdo, porque hacía poco había clavado mi mejor marca. Encima cuando volví a correr en un torneo bajé el tiempo, casi rompiendo la barrera de los 2', algo que siempre que siempre quise. En conclusión, baje mis tiempos en casi cuatro segundos. ¡Una locura! Así que ya aviso que probablemente ya haya que agregarle también esta prueba a los 50 y 100 mariposa. Ahora voy por el récord argentino que me permita tener más opciones a nivel internacional", resaltó dejando en claro que se lo verá en tres competencias.

En el final de la charla distendida con UNO Santa Fe, Santi no pudo ocultar su felicidad de ser uno de los que transporte la antorcha olímpica por Santa Fe el 11 de agosto, en la previa de lo que serán los Juegos Olímpicos de la Juventud del 6 al 18 de octubre en Buenos Aires: "Había leído la noticia me dije "uh, mirá que lindo, justo voy a estar allá para ir a verlo". Y después se comunicaron conmigo preguntándome si quería ser uno de los relevistas y obviamente dije que sí sin dudarlo. Me parece algo increíble y muy lindo. Un acontecimiento único para el deporte argentino. Es realmente muy importante. Tuve la posibilidad de estar en Nanjing (China) en 2014 y los recuerdos son muy lindos. Justo después de eso llegaron los Panamericanos y Río 2016, cosas que ni pensaba y que fueron gracias también al impulso que me dio esa cita en China. Así que espero sumar mi granito de arena y disfrutarlo con todos. Ojalá estemos a la altura y seamos buenos anfitriones".