El técnico Ricardo Zielinski, cuya continuidad al frente del plantel de Atlético Tucumán quedó confirmada al menos por una temporada más, se mostró feliz por la clasificación del club a los octavos de final de la Copa Libertadores ya que se obtuvo "algo histórico para la provincia".

Zilienski puso como ejemplo la expulsión del arquero Alejandro Sánchez: "Eso nos obligó a jugar gran parte del encuentro con 10 jugadores y con el cuarto arquero del plantel en el campo", dijo.

El conjunto tucumano consiguió esta noche meterse por primera vez en la historia en los octavos de final de la Copa Libertadores, al igualar 0 a 0 contra Libertad de Paraguay, resultado que le permitió quedar segundo en su grupo.

De esta forma relegó una vez más a Peñarol de Uruguay, que quedó tercero y jugará la Copa Sudamericana.

Sobre el encuentro, Zielinski señaló: "El primer tiempo fue parejo, pero luego de la expulsión tuvimos que trabajar el resultado y nos defendimos correctamente para conservar el 0 a 0".

El entrenador observó el encuentro desde el sector de plateas ya que tuvo que cumplir con una sanción que le aplicó la Conmebol y elogió a sus dirigidos porque "este logro es exclusivo de los jugadores".

Si bien en los últimos días se puso en duda su continuidad en Atlético Tucumán, Zielinski confirmó esta noche: "Hablé con el presidente (Mario) Leito y arreglamos para seguir al menos un año más en el club".

Alcanzado el segundo objetivo propuesto para el semestre -el otro fue haber conservado la plaza en la Superliga- Zielinski reconoció: "Fue un año duro para nosotros y ahora nos vamos todos de vacaciones".

Si bien se especula que habrá una importante renovación del plantel, el entrenador aclaró: "En este momento no estamos pensando en refuerzos ni en la salida de algún jugador".

El arquero Alejandro Sánchez, por su parte, admitió que sufrió mucho porque tras su expulsión tuvo que ver el partido "por televisión" y confesó: "Fue una sensación extraña y estresante ya que me sentía culpable por dejar al equipo con 10 jugadores".

"Ahora puedo decir que estoy más tranquilo y al repasar la jugada estoy convencido de que hice lo que debía, y si mi expulsión sirvió para evitar el gol de Libertad y permitir nuestra clasificación, bienvenida sea", agregó.

La otra cara de la moneda era el juvenil Franco Pizzicannella, cuarto arquero del plantel que debutó esta noche al reemplazar a Sánchez -Augusto Batalla y Cristian Lucchetti están lesionados-.

"Me sentí respaldado por los hinchas que estaban detrás del arco en el segundo tiempo", indicó.

Más de 3.000 hinchas tucumanos colmaron una de las cabeceras del estadio y no dejaron de alentar al equipo, que se sintió local en todo momento.

"Estoy feliz por todo lo vivido y por haber aportado para la clasificación del equipo, aunque no fue la mejor manera de debutar ya que me tocó ingresar por la expulsión de un compañero y seguramente él sufrió por lo sucedido", agregó el arquero.

El plantel, cuerpo técnico y dirigentes volvían esta noche a Tucumán en un vuelo chárter y de inmediato los futbolistas serán licenciados hasta el 20 de junio, día que se juntarán para comenzar la pretemporada que, en principio, se realizará en Salta como sucedió en los últimos años.

Varios integrantes del plantel tienen contrato hasta el 30 de junio y se especula que habrá una importante depuración lo que obligará la contratación de al menos 10 profesionales para encarar los compromisos del segundo semestre del año: Superliga, Copa Libertadores y Copa Argentina.