Ovación

Se vino el agua

Colón cayó ante Argentinos por 2-0 y de esta manera sumó su segunda derrota consecutiva en el torneo. Esta situación se tradujo en la salida de Diego Osella como técnico, cuando quedan cuatro partidos para el final. 

Martes 11 de Noviembre de 2014

En 180 minutos Colón despilfarró la posibilidad de encarar el final del torneo con la tranquilidad necesaria  para lograr el objetivo. Luego de la victoria ante Aldosivi daba la sensación de que el Sabalero tenía servida en bandeja la chance de dar el salto ante Guaraní y acercarse a la posibilidad del regreso a Primera División. 

Pero jugó muy mal ante el conjunto misionero y ayer perdió frente a Argentinos por 2-0 sin atenuantes, ni ofreciendo algún tipo de respuestas. Fue un equipo absolutamente abatido que nunca entendió cómo debía jugarse el partido y por eso una vez concluido el encuentro Diego Osella se juntó con el presidente Eduardo Vega y decidieron ponerle punto final al ciclo que había arrancado el 6 de enero de este año.

Si bien el técnico manifestó que fue de común acuerdo, está claro que los dirigentes ya no lo sostenían y que las declaraciones pospartido con Guaraní y el cotejo de ayer fueron determinantes. De allí que los directivos no hicieron nada para convencer a Osella para que se quede, a cuatro fechas del final, pensando que lo mejor era descomprimir con la llegada de un nuevo cuerpo técnico.

Un final abrupto que de ninguna manera se imaginaba hace dos semanas cuando el equipo había jugado el mejor partido del campeonato ante Aldosivi. Si bien es cierto que a lo largo del campeonato fueron pocos los partidos que Colón jugó bien, la realidad indica que hasta el cotejo con Guaraní el equipo rojinegro acumulaba siete juegos sin perder y cinco sin que le marquen goles.

Pero la estantería se derrumbó en el peor momento, es decir en la recta final del torneo cuando no debe temblar el pulso. Son muchos los ejemplos de entrenadores que asumen y levantan los equipos, uno de ellos es Néstor Gorosito que en Santa Fe sumó su tercer triunfo consecutivo cuando parecía que el Bicho estaba fuera de carrera. Y otro de ellos es Néstor Apuzzo que tras la salida de Frank Darío Kudelka asumió en Huracán ganando como visitante ante Atlético de Tucumán y luego goleando a Santamarina de Tandil. Por lo cual la salida de Osella no debe tomarse como una situación tan anormal a cuatro fechas de terminar el campeonato, ya que Colón está a tiempo de enderezar el barco sabiendo que aún está entre los cinco primeros de su zona.

Ahora llegará la decisión de los dirigentes para tratar de acertar con la contratación del nuevo técnico ya que el tiempo juega en contra y el próximo lunes Colón enfrentará a San Martín de San Juan como visitante en un partido en el que no existe margen de error. 

Si bien la ida de Osella servirá para descomprimir la situación, la realidad indica que los jugadores deberán dar la cara y asumir esta situación de la cual son tan o más responsables que el técnico. Porque más allá de los errores, que los hubo y muchos por parte del entrenador, no es menos cierto que varios jugadores bajaron su rendimiento de manera notoria.

Frente a Argentinos el equipo pateó dos tiros al arco en 90 minutos, y además nunca pudo llevarse por delante al Bicho que venía de jugar cuatro días antes y además tenía varios futbolistas que llegaban con lo justo. Pero ninguna de esas contingencias le permitieron a Colón estar cerca de dar vuelta la historia y sin carácter cayó resignado.

Los interrogantes son muchos y las preocupaciones asoman por todos lados. El panorama no es sencillo de resolver, pero a la hora de buscar aspectos positivos habrá que decir que Colón ya quedó libre y que los equipos que están arriba aún deben hacerlo. De todos modos este sacudón debe servir como revulsivo para dar vuelta la página y mirar el futuro con mayor optimismo. Colón está en crisis y debe reaccionar a tiempo para evitar un nuevo fracaso.

Mariano Cassanello / ovacion.santafe@uno.com.ar

¿Te gustó la nota?