La zona baja del estadio de Colón era la muestra cabal del momento adverso del seleccionado argentino. A la mayoría se los veía tristes, no solamente por la derrota frente a Gales, sino por lo que trajo como consecuencia, que fue la renuncia de Daniel Hourcade como head coach.

Los Pumas no jugaron bien, estuvieron nuevamente fuera de sintonía, flojos en el contacto y sin reacción. Gales se adueñó del control de las acciones, contó con la eficiencia del apertura Patcchell, que logró sumar seis penales y una conversión.

"Me pone muy triste lo que pasó, en mi caso mucho más, porque es el entrenador que me hizo debutar en Los Pumas. Lo cual no es poca cosa. Confió en nosotros, cuando nadie creía que sino jugabas en Europa, no podías llegar al seleccionado", sostuvo el rosarino Jerónimo De la Fuente.

El inside de Los Pumas expresó que "duele mucho cuando Daniel es muy criticado, cuando somos nosotros lo que entramos a la cancha. Personalmente, nosotros somos los que debemos asumir las responsabilidades de lo que está pasando. Este momento en el cual no nos salen las cosas, no hay que depositar todo en el staff".

Fue claro al señalar: "Si las cosas no salen es por culpa nuestra, no creo que sea por el cuerpo técnico, ellos nos dan todas las herramientas para que podamos hacer un buen papel, pero hemos sido nosotros los que no lo hemos podido ejecutar. Igualmente, esperamos hacer un buen partido en Chaco, porque sería positivo para nosotros y para el staff que se va".

"Creo que comparar Jaguares con Los Pumas está mal, es otra cosa, es vincular a un seleccionado nacional, que juega con los mejores equipos del mundo, con una franquicia, que si bien juega ante rivales de primer nivel, no son test matches, en el cual se juega a otra cosa, y hay que estar muy concentrado", comentó el back formado en Duendes de Rosario.

El primera línea, Nahuel Tetaz Chaparro comentó: "Tengo mucha bronca. Creo que con la cantidad de penales que cometimos en el primer tiempo no pudimos hacer pie y se hizo muy difícil salir a buscar el partido. Intentamos por todos lados durante los ochenta minutos y no se dio. Tenemos mucho para trabajar, sobre todo el punto de encuentro. Tenemos que revertir esto ya".

En el caso de Julián Montoya, que ingresó en el complemento en reemplazo del capitán Agustín Creevy, sostuvo: "Todo es negativo. No tuvimos ideas, nos marcaron puntos cada vez que nos llegaron, nos pescaron muchas pelotas... Nosotros luchamos hasta el final, pero creo que el balance en general es negativo. Sin dudas no hicimos lo que teníamos que hacer y, sin sacarle mérito a Gales, que fue un equipo muy serio, nosotros no hicimos nuestro trabajo. Nosotros le simplificamos las cosas".

El tercera línea Tomás Lezana dio su punto de vista y señaló: "Fue un partido pésimo. Nunca pudimos plasmar lo que entrenamos. Nos metieron mucha presión en las formaciones fijas, no supimos desarrollar nuestro juego táctico. Y las imprecisiones nos llevaron a perderlo. No hubo nada positivo. El equipo tiene cosas buenas, pero nos faltó hacer lo que sabemos hacer. Tenemos que volver a hacernos fuertes, de nuevo, en nuestras armas".

El próximo sábado, en Chaco, el rival será Escocia, una selección que pasa por un buen momento y exigirá al máximo a la reacción de la Argentina, que despedirá a su entrenador a casi un año del Mundial de Japón 2019.