Ovación

"Son sindicalistas, no saben nada de fútbol"

De esta manera Edgardo Bauza calificó a la nueva dirigencia que asumió en AFA y que la primera medida fue precisamente despedir al Patón.

Miércoles 26 de Abril de 2017

Edgardo Bauza ya no es el técnico de la selección argentina y transita sus últimos días de residencia en el barrio de Palermo, preparando ya su viaje a Quito, desde donde partirá hacia su próximo destino laboral. Mientras tanto aprovecha la calma tras la tormenta mediática para descansar en familia e intentar jugar al tenis, en el coqueto Racket Club, allí donde dialogó con Ovación pese a las constantes interrupciones de las personas que se acercaban para saludarlo y llevarse en sus teléfonos móviles una fotografía.

—¿Cómo estás tras tu polémica salida?

—Ahora bien. Ya pasó la bronca. De todo se aprende. Porque aunque lo cuenten como quieran, yo estaba afuera de la selección desde antes que estos dirigentes asumieran. Como así ya estaba mi reemplazante. Si no me sacaron antes fue porque le ganamos a Chile. Si no, me echaban antes. Pero todo tiene que ver con la cuestión política de la AFA. Los mismos voceros a los que les pedían que digan tal o cual cosa eran los que me avisaban. Pero como no son mis formas y nunca las serán, me mantuve indiferente. Y así se lo señalé a Tapia cuando hablamos de frente y sin intermediarios. Por eso le dije que se habían equivocado en querer desgastarme a través de los rumores, porque era evidente que no me conocían. Por eso le di la ocasión de que me conociera, le fui franco y sin dobleces y le dije que en vez de intentar esmerilarme se hubiesen ahorrado mucho tiempo si venían y me decían que no me querían más desde el primer día, entonces les hubiera agradecido, les habría dado la mano y me iba a mi casa.

—¿Qué te dijo Tapia?

—Que querían cambiar de rumbo y que lo habían estado analizando y que por eso tomó la decisión. Pero cuando comenzamos a hablar de lo futbolístico no me dijo nada porque no tienen idea de lo futbolístico. Son sindicalistas. No lo digo en forma peyorativa, pero es la verdad. Con Marcelo (Tinelli) sí hablábamos de fútbol porque entiende, conversábamos de lo que debíamos planificar para cambiar. Pero Tapia no me dio ningún argumento futbolístico. No había demasiada lógica en sus palabras. Lo que sí me dijo es que la decisión la tomó él. Cosa que tampoco es tan así.

—¿La tomó Angelici?

—Sí, obviamente. Y también hay un par más ahí adentro que tienen estas formas. Por eso digo que yo estaba afuera desde el momento en que agarraron y fueron tan desprolijos que dejaron marcas por todos lados, como así mi sucesor. Innecesario totalmente, porque con venir y decírmelo era suficiente. Pero no, se dijeron tantas barbaridades a través del periodismo que lo único que hicieron es devaluar aún más al fútbol argentino. Y ojo que el periodismo no inventó, porque todo lo que repetían era lo que ellos decían. Pero como yo no salí a contestar, en vez de resolverlo iban por más. Una vez que se dieron cuenta de que por ese camino no me iban a mover, tomaron coraje y vinieron y me dijeron lo que ya hacía mucho habían resuelto. Después organizaron esa conferencia que fue una payasada porque ni siquiera dejaron preguntar.

—¿ Y por qué fuiste entonces?

—Porque Tapia ya la había convocado y me dijo Marcelo Tinelli "vení, hacemos esto y nos vamos". Y fue literal. Nos fuimos los dos, je.

—Dijiste que tanto tu salida como la llegada del reemplazante ya estaban decididas desde mucho antes. ¿Te molesta que Sampaoli haya aceptado hablar mientras vos aún eras el entrenador de la selección?

—No me molesta, me divierte. Me divierte más que lo niegue. Porque en una de las conferencias recientes lo negó diciendo que había un técnico trabajando, cuando yo sabía que hacía varios meses venía hablando con determinados dirigentes y allegados. Bueno, el Bichi Borghi contó públicamente su experiencia en Chile. No me parece lógico ni ético, pero la ética en el fútbol pierde siempre. No digo que no deba atender una llamada de un dirigente, porque a mí me pasó. No voy a dar nombres, pero un día me llama el presidente de un club para reunirse y le dije que mientras haya un entrenador en el cargo no hablaba. Cuando corté con ese dirigente lo llamé al técnico y le dije: "Che, ojo que me llamaron para reemplazarte". Por eso no está mal que Sampaoli hable, lo que no me parece bien es que no lo blanqueara. Pero bueno, cada uno se maneja como puede. Lo que sí deseo es que le vaya bien y ojalá Argentina gane el Mundial.

Fuente: La Capital.

¿Te gustó la nota?