Ovacion
Sábado 28 de Octubre de 2017

Talleres al ritmo del cuartetazo

La T goleó a River por 4 a 0 y de esta manera se ubica junto a Huracán y Unión en el grupo de los escoltas con 14 unidades.

River sufrió una de las peores derrotas de la era de Marcelo Gallardo en Córdoba. El conjunto millonario perdió por 4-0 ante Talleres en el estadio Mario Alberto Kempes, en un duelo que correspondió a la fecha número siete de la Superliga del fútbol argentino.


La visita presentó una alineación suplente, en vistas al duelo de vuelta de las semifinales de Copa Libertadores ante Lanús que se jugará el martes en La Fortaleza (la ida fue triunfo por 1-0 para los de Núñez).


En ese marco, Gallardo dispuso el debut de juveniles como su hijo Nahuel, Kevin Sibile y Augusto Aguirre, como así también el regreso de Denis Rodríguez tras una grave lesión. Arriba jugaron algunos futbolistas más experimentados como Carlos Auzqui, Nicolás De la Cruz, y Rafael Santos Borre.


La primera jugada de peligro para River fue recién a los 35', cuando Barboza sorprendió al adelantarse y sacar un disparo de media distancia que se fue apenas al lado del palo. Luego fue Auzqui el que pudo abrir la cuenta, pero su claro intento quedó a la salida de un tiro libre quedó en las manos del arquero Guido Herrera.


Embed


Sobre el final del primer tiempo, Talleres iba a dar el golpe. Lucas Olaza se adelantó por la izquierda y asistió en el área a Juan Ramírez, quien definió al primer palo ante la floja cobertura del arquero Augusto Batalla. Fue el 1-0 para los locales.


En la segunda parte se vino todo abajo para River. A la falta de fútbol se sumó un desorden generalizado que derivó en la goleada del equipo dirigido por Frank Kudelka. A los 23', Juan Ramírez marcó por segunda vez en la noche y dispuso el 2-0 tras una gran jugada colectiva.


El tercer tanto de la T lo consiguió Marcelo Torres, a los 32', con una muy buena diagonal en el área y una potente definición al primer palo. Lucas Olaza puso el broche de oro a los 34', con un penal. En el complemento, el Millonario no tuvo iniciativa ni voluntad para torcer una historia que se le presentó ampliamente desfavorable.